Koldo Serra despliega un "atraco de andar por casa" en el Festival de Sitges

Hugo Silva y Nathalie Poza
EUROPA PRESS
Publicado 12/10/2018 14:56:19CET

"Quería quitarle peso a ese rollo de poli afectado y dotarlo de costumbrismo"

SITGES (BARCELONA), 12 Oct. (EUROPA PRESS) -

El director Koldo Serra ha explicado este viernes en el 51 Festival Internacional de Cinema Fantàstic de Catalunya que se celebra en Sitges (Barcelona), que su película '70 Binlandens' _con Emma Suárez, Hugo Silva y Nathalie Poza_ refleja un "atraco de andar por casa" opuesto a los thrillers americanos.

En rueda de prensa, Serra ha detallado que el proyecto se ha desarrollado durante siete años y que su idea era alejarse de "thrillers modernos de atracos tecnológicos y tipos con portátiles que se descuelgan en cuerdas", más con el espíritu de la película 'La estanquera de Vallecas' que de 'Plan oculto'.

En el latrometraje, una mujer desesperada por reunir una gran suma de dinero se ve sorprendida en medio de un atraco bancario, y, más lista que los ladrones de medio pelo, tratará de manipularlos.

Ha dicho que su idea era hacer algo más cercano al espectador en una sucursal de barrio, donde todo fueran personas de verdad, "no policías arquetípicos ni personajes impostados".

"Quería quitarle peso a ese rollo de poli afectado y dotarlo de cierto costumbrismo", ha dicho el director, que ha dado notas de humor a la cinta para poder alejarse de los tópicos y situarse en un plano más real.

Para él, la comedia surge de la propia situación del atraco, y bajo la premisa de que en la vida real la gente dispara sin ton ni son: "No hay nada más triste que buscar atracos en YouTube porque son muy cómicos. Dan pena".

"LO MÁS DIFÍCIL"

La actriz Nathalie Poza ha agregado: "Es lo más difícil que he hecho en cine", ya que su personaje _es una atracadora_ es muy extremo, y junto a Emma Suárez encarnan a dos perras, ha dicho.

El actor Hugo Silva, el otro atracador y drogadicto, ha dicho que su personaje está al límite y que en realidad responde a una persona falta de cariño con un "punto infantil".

Contador