Manel lanza su "ecléctico" quinto álbum 'Per la bona gent' este viernes

Publicado 04/10/2019 0:01:39CET
Manel
ManelDAVID ZORRAQUINO - EUROPA PRESS - Archivo

   El disco apuesta por los 'samplers' como "opción estética"

   BARCELONA, 4 Oct. (EUROPA PRESS) -

   El cuarteto barcelonés Manel lanza este viernes su quinto disco, 'Per la bona gent', el más "ecléctico" de sus álbumes y con una apuesta estética por los 'samplers', además de ser la primera novedad de su sello Ceràmiques Guzmán, han explicado en una entrevista de Europa Press sus componentes: Guillem Gisbert Puig, Roger Padilla, Arnau Vallvé y Martí Maymó.

   Con una docena de canciones, que estrenarán en directo en el Deleste Festival de Valencia el 9 de noviembre, la banda ha descrito que uno de los rasgos de este trabajo es la presencia de 'samplers' --grabaciones de fragmentos preexistentes--, como en 'Per la bona gent', con un extracto de 'Alenar', de Maria del Mar Bonet, y 'Aquí tens el meu braç' con un 'sampler' de 'Vine a la festa', de Lluís Gavaldà, entre otros: "El proceso ha sido el de grabar la canción, usar el 'sampler', contactar y pedir permiso a su propietario", explican.

   Han descrito que el uso de estos audios preexistentes es "una opción estética muy usada en la cultura hip hop yanqui", con referentes de su propia cultura, y que, sin inventar nada, ellos han tratado de usar en sus canciones estableciendo una especie de hilo invisible.

   Según han explicado, se trata de "colaboraciones imposibles" entre generaciones de músicos, y categoría en la que incluyen metafóricamente el uso de unos versos de Jacint Verdaguer en 'Formigues', como una manera de viajar y conectar con la tradición.

CADA CANCIÓN, UNA "PEQUEÑA ISLA"

   "Cada una de las canciones tiene una producción muy diferente", han afirmado los músicos, defendiendo que la idea es que cada una de las canciones fuera una pequeña isla incomunicada respecto al resto.

   En cuanto a la sonoridad, este disco también supone una evolución respecto a sus antecesores, ya que según detallan el primero, 'Manel', era muy folk y de ukelele muy marcado, y este último casi no tiene este instrumento: "A partir del segundo disco --'10 milles per veure una bona armadura'-- empezó a aparecer el eclecticismo, y se ha ido exagerando a medida que avanzaba el tiempo", han relatado.

   Si en el tercero 'Atletes, baixin de l'escenari' se propusieron tocar con sus propios instrumentos, dando lugar a un disco "muy de banda de guitarra cruda a nivel sonoro", en su cuarto, 'Jo competeixo', empezaron a interesarse por los sintetizadores y una sonoridad más electrónica que ha perdurado en este quinto álbum.

   Respecto a la temática, hay una cierta exploración del oficio de músico: "Sin querer nos hemos ido dando cuenta de que había un hilo conductor", han destacado, con una parte de canciones sobre la cotidianidad de las personas que se suben al escenario, según describen ellos mismos.

ROSALÍA: "ALELUYA"

   Preguntados por la irrupción de Rosalía en el panorama musical catalán e internacional, han asegurado que su efecto se ha dejado sentir en todo el mundo, y que su mismo productor tenía clarísimo quién era Rosalía: "Que pase una cosa así a nuestro alrededor... ¡Aleluya!".

   "Es perfecto. Ha hecho un disco buenísimo", han asegurado los músicos considerando que es innegable lo buena que es, que han deseado que ojalá a otros músicos les llegue también este éxito.

   Sobre su nuevo sello Ceràmiques Guzmán, llega tras vencer su contrato con Warner y les ha regalado un proceso de trabajo con un punto más atractivo y estimulante: "Hace incluso más ilusión que sacar un disco en el que hay una discográfica detrás".

Contador