Los Mossos abren una investigación por la agresión de manteros a turistas en Barcelona

Actualizado 03/08/2018 16:09:24 CET

Los Mossos buscan a los presuntos autores tras la declaración de los afectados

BARCELONA, 3 (EUROPA PRESS)

Los Mossos d'Esquadra han abierto este viernes una investigación sobre la presunta agresión de un grupo de manteros a un turista norteamericano y a su familia ocurrida la noche de este miércoles en la plaza de Catalunya de Barcelona.

En un comunicado, el cuerpo policial catalán ha informado de que los investigadores han localizado a los afectados a través de gestiones realizadas con el Consulado de los Estados Unidos en Barcelona y denunciarán los hechos la tarde de este viernes.

Por causas que están investigando, un grupo de manteros presuntamente agredió al hombre y a su familia cuando intentaban mediar en una discusión que previamente se había iniciado entre los vendedores ambulantes y otras personas.

El turista sufrió heridas en la cabeza y fue trasladado al hospital donde fue dado de alta tras ser atendido por los servicios sanitarios, mientras que dos miembros de su familia recibieron diferentes golpes y contusiones, y también denunciarán los hechos.

Con la declaración de todos los afectados, los Mossos han iniciado una investigación para localizar, identificar y detener a los autores de las agresiones.

Fuentes del Sistema d'Emergències Mèdiques (Sem) informaron este jueves de que el organismo recibió la alerta de la agresión el miércoles a las 21.25 horas.

El Sem activó una ambulancia que atendió al hombre de 45 años por una herida en la cabeza y lo trasladó en estado menos grave al Hospital Clínic de Barcelona, según las mismas fuentes.

"ME EMPEZARON A ATACAR CON CINTURONES"

El turista agredido, José Bravo, ha asegurado en declaraciones a los medios que le agredieron después de que defendiera a una mujer que estaba siendo increpada --según él, también recibió patadas--, y que entonces empezaron a golpearle: "Venían en grupos de todas partes. Me empezaron a atacar con cinturones".

Ha asegurado que ahora se siente inseguro y que no volverá a visitar Barcelona y, además, hablará con la Embajada de Estados Unidos para que ponga un aviso a los turistas estadounidenses sobre la situación en la ciudad.

El turista ha sostenido que los agresores sabían en qué puntos golpearle, para matarle, según él, y ha dicho no entender cómo se permite "a estos ilegales manteros vender productos ilegales", porque se están burlando de las leyes.