Los Mossos detienen a un tirador experto que planeaba matar a Pedro Sánchez por la exhumación de Franco

Actualizado 08/11/2018 17:45:01 CET
414074.1.500.286.20181108085418
Vídeo de la noticia

   BARCELONA, 8 Nov. (EUROPA PRESS) -

Moncloa asegura que la seguridad del presidente nunca se ha visto comprometida y llama a "serenar" el debate político

Los Mossos d'Esquadra han detenido a un vigilante de seguridad, experto tirador y con licencia de armas, que presuntamente planeaba matar al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y que tenía en su casa un arsenal de armas, han informado a Europa Press fuentes de la policía catalana.

El detenido, Manuel Murillo Sánchez, un vigilante de seguridad de 63 años y vecino de Terrassa (Barcelona), fue arrestado hace tres semanas y tras pasar a disposición del Juzgado de Instrucción 3 de Terrassa ingresó en prisión preventiva, según publica 'Publico.es'.

Este hombre está actualmente en prisión incondicional en la cárcel de Brians 2, en Sant Esteve Sesrovires (Barcelona), donde confesó nada más ingresar sus intenciones de atentar contra Pedro Sánchez, según el citado medio

Manuel Murillo Sánchez planeaba atentar contra el presidente como venganza por la orden de exhumación de los restos de Franco del Valle de los Caídos, y en su domicilio tenía un arsenal de 16 armas cortas y seis largas, con rifles de precisión y un subfusil de asalto.

En el registro de su domicilio, el 19 de septiembre, se localizó un arsenal de 16 armas cortas y seis largas, con rifles de precisión y un subfusil de asalto. Había un fusil de asalto militar Cetme, un subfusil ametrallador Skorpion vz. 61, y cuatro rifles de precisión. En el coche guardaba dos pistolas, una de ellas modificada e ilegal.

El detenido tenía dos licencias y permiso para 13 armas, según confirman a Europa Press fuentes policiales. La información consta en el registro de la Guardia Civil, el cuerpo policial con competencias en materia de intervención de armas. Estas fuentes han explicado que la consulta se ha realizado en el marco de la investigación que ha trascendido este jueves.

El detenido, que no tenía antecedentes policiales, era el mejor tirador de un club de tiro olímpico, y supuestamente tenía conocimientos para modificar e incluso construir armamento.

No obstante, el presidente del Club de Tiro Terrassa, Manuel Moreno, donde era socio el detenido, ha cuestionado que fuera un "francotirador". En una entrevista de TV3 recogida por Europa Press, ha definido al hombre como un "tirador mediocre, de cuarta categoría", y ha dudado de que fuera un francotirador, porque disparaba con un arma de aire comprimido.

Moreno ha explicado que los Mossos preguntaron a la entidad hace diez días si era socio del club y si tenía armas en las instalaciones, y a raíz de este hecho se le abrió un expediente informativo para aclarar la situación.

LA AUDIENCIA DE BARCELONA CONSTATÓ LA "SERIEDAD" DEL PROPÓSITO

La Sección 10 de la Audiencia de Barcelona confirmó el 6 de noviembre la prisión preventiva del tirador detenido ante "la seriedad" de su propósito de intentar matar al presidente del Gobierno.

En un auto recogido por Europa Press, el tribunal argumenta que "no le ha cabido duda al instructor de la seriedad del propósito del investigado de llevar a efecto el crimen planeado por él mismo".

Asimismo, tiene en cuenta "el material con el que cuenta para ello, sus habilidades como tirador, lo certero que sería para privar de la vida a su objetivo recabando sólo para asegurar su propósito información sobre el momento y el lugar en que se realizaría".

En este auto, la Audiencia confirma la prisión provisional dictada por el Juzgado de Instrucción 3 de Terrassa (Barcelona), el pasado 4 de octubre, en relación al detenido por presuntamente querer matar al presidente Pedro Sánchez.

De este modo rechaza el recurso de apelación presentado por la defensa de Manuel Murillo Sánchez que pedía dejarle en libertad provisional porque sus manifestaciones debían interpretarse "en el contexto de la problemática política ocurrida en Cataluña", además de por su arraigo y que tiene a su cargo a su madre y una hermana.

En su escrito, sin embargo, la Audiencia tiene en cuenta el riesgo de fuga, ante la gravedad de los hechos y la pena que conlleva (de unos ocho años de cárcel), que no se ve mitigado por tener domicilio conocido y arraigo familiar y laboral, ya que en algunas de sus comunicaciones interceptadas dijo que podía llevar a cabo el atentado porque "no tenía nada que perder y vivía solo".

La causa está abierta por los delitos de conspiración para atentar contra autoridad con uso de arma, delito de amenazas graves , delito de tenencia ilícita y depósito de armas, municiones y explosivos y un delito de odio.

UNA COORDINADORA LOCAL DE VOX ALERTÓ SOBRE EL DETENIDO

El arrestado fue denunciado por una usuaria de un chat privado de Whatsapp en el que participaba  al ver que solicitaba apoyo logístico para cometer el atentado, para obtener la agenda de actos del presidente y su localización concreta.

En este sentido, el partido VOX ha confirmado mediante un comunicado que fue una coordinadora local de esta formación la que alertó de la amenaza potencial que llevó a los Mossos d'Esquadra a detener al vigilante de seguridad de 63 años que había alardeado en redes sociales que quería matar al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, como venganza por la exhumación de Franco.

Según VOX, "una dirigente local de Barcelona alertó a las autoridades de ese plan inmediatamente después de tener conocimiento de este a través de un chat de WhatsApp". El partido no quiere revelar la identidad de su coordinadora local por ser en la actualidad testigo protegido.

"Pedimos a los medios de comunicación que no desvelen sus datos personales y que todas las cuestiones que quieran plantear sobre este asunto lo hagan a través del departamento de prensa del partido", asegura en el comunicado. También informan de que el detenido, Manuel Murillo Sánchez, nunca ha sido afiliado de VOX ni ha tenido ninguna relación con el partido.

INVESTIGADO POR CONSPIRACIÓN PARA ATENTAR

El Juzgado de Instrucción 3 de Terrassa (Barcelona) tiene abierta una causa contra el tirador por los delitos de conspiración para atentar contra autoridad con uso de arma, delito de amenazas graves, delito de tenencia ilícita y depósito de armas, municiones y explosivos y un delito de odio.

Según ha informado este jueves el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC), el Juzgado de Instrucción 4 de Terrassa, en funciones de guardia, acordó el 21 de septiembre enviar a prisión provisional al detenido por los Mossos d'Esquadra el 19 de septiembre por unas supuestas amenazas a Sánchez.

El 4 de octubre, el Juzgado de Instrucción 3 de Terrassa, que instruye el caso, ratificó la prisión provisional comunicada y sin fianza; y mantiene la causa abierta por los citados delitos.

Por su lado, la Audiencia Nacional no tiene constancia de que se le diera traslado alguno sobre la investigación de los Mossos d'Esquadra por la que se detuvo hace tres semanas en Terrasa al arrestado, según informan a Europa Press fuentes jurídicas.

Preguntado por esta cuestión, un portavoz de la Policía Nacional ha explicado a Europa Press que este cuerpo en concreto no ha participado en ninguna diligencia relacionada con el arresto. La Guardia Civil, con competencias en intervención y registros de armas en el territorio nacional, se ha remitido a los Mossos. 

Desde la Fiscalía de la Audiencia Nacional también se ha asegurado a Europa Press que en ningún momento se les ha dado traslado sobre este caso. El Ministerio Público tampoco se ha planteado reclamar la investigación sobre Manuel Murillo Sánchez, el vigilante de seguridad de 63 años detenido hace tres semanas por los Mossos d'Esquadra.

HIJO DE UN ALCALDE FRANQUISTA DE RUBÍ

El detenido es hijo del último alcalde franquista de Rubí (Barcelona), Manuel Murillo Iglesias, que ejerció el cargo de 1962 a 1977. Fuentes municipales también han explicado a Europa Press que el alcalde nació en Rubí el 9 de abril de 1927 y murió el 26 de febrero de 2001 y que fue maestro, licenciado en Ciencias Químicas.

Ejerció diversos cargos antes de llegar a la Alcaldía: jefe provincial de Cadetes y Guías de la Provincia de Barcelona, delegado local de Educación y Deportes, y delegado local del Frente de Juventudes.

Además recibió varios reconocimientos, como la Encomienda de la Orden del Mérito Civil --que se le otorgó a título de Comendador--, la Cruz de Caballeros de la Orden de Cisneros, la Cruz de Caballero de la Orden de San Jorge y la Medalla de Primera Clase al Mérito Sindical, entre otros.

Su biografía está recogida en el libro 'Rubinencs del segle XX', del grupo Fotográfico El Gra, y que editó el Ayuntamiento de Rubí el año 2001.

FUE CAMPEÓN DE ESPAÑA DE ULTRAFONDO EN LOS 90

El tirador fue campeón de España de 100 kilómetros entre los años 1993 y 1996, compitiendo con el club de atletismo de Rubí (Barcelona).

Según han indicado a Europa Press fuentes del entorno deportivo del detenido, "era un buen deportista y una buena persona", y han dicho estar estupefactos al conocer su detención por supuestamente planear un atentado contra el jefe del Ejecutivo.

Han reiterado que en el ámbito deportivo era "ejemplar y estricto" con los entrenamientos y preparación para poder competir en las diversas citas, que además de España, también lo llevó a viajar por otras ciudades del mundo, concursando en Campeonatos de Europa y del Mundo.

Las mismas fuentes han destacado el puesto 14 que consiguió en el Campeonato de Europa de 1997, organizado en Italia, que permitió a España colgarse la medalla de plata en la categoría por equipos.

Además, en los años 90 compitió en mundiales y europeos ocupando "buenas posiciones, estando entre los 20 ó 30 mejores" de la clasificación.

Contador