La Oficina de la Eurocámara en Barcelona pide a instituciones y partidos "europeizar" su discurso

Actualizado 02/12/2019 0:44:39 CET
Sergi Barrera, jefe de la Oficina del Parlamento Europeo en Barcelona
Sergi Barrera, jefe de la Oficina del Parlamento Europeo en Barcelona - EUROPA PRESS - DAVID ZORRAKINO

Sergi Barrera asegura que trabajan por normalizar la UE y que no se vea "como algo ultralejano"

BARCELONA, 30 Nov. (EUROPA PRESS) -

El director de la Oficina del Parlamento Europeo (PE) en Barcelona, Sergi Barrera, ha reclamado a instituciones y partidos "europeizar" su discurso y asumir la Unión Europea (UE) como algo propio, además de normalizar la presencia de eurodiputados.

"Es importante que todos los políticos que no son diputados en el Parlamento Europeo también asuman hablar de la UE. Todo el mundo acaba hablando de política nacional y regional, pero en política europea no existe esta sinergia", ha sostenido en una entrevista de Europa Press.

Por ello, considera importante "europeizar el discurso político fuera de la esfera y de los parlamentarios europeos", y que esto llegue a la opinión pública.

Pese a detectar un creciente interés por la política europea en los últimos años, cree que aún hay margen de mejora: "Todos los representantes políticos del Congreso, de parlamentos regionales y de ayuntamientos deben asumir la UE como algo propio. Europa es aquí".

También ha constatado que colaboran de forma constante con el Ayuntamiento de Barcelona, el Parlament, la Generalitat y la Delegación del Gobierno en Catalunya, así como con el cuerpo consular de la UE --"son nuestros 'partners' habituales--, y que le gustaría que hubiera aún más.

Desde la Oficina del Parlamento Europeo en Barcelona, que fue la primera que se creó en una ciudad que no es capital de país en 1998, Barrera ha explicado que trabajan por "normalizar el trato sobre el Parlamento Europeo, para que no se vea como algo ultralejano, que se repite como un mantra pero no es verdad".

"Es positivo que los ciudadanos pidan información, hasta que haya manifestaciones abajo, por muchísimos motivos, el abanico es brutal. Al final es porque hay un reclamo hacia peticiones o acciones en las que quieren que la UE actúe de una manera u otra", ha sostenido.

Para Barrera, lo más importante es que se tenga "más conciencia" de la realidad europea, y ha reivindicado así el trabajo que llevan a cabo desde la oficina como altavoz de Europa.

"De la misma manera que la Generalitat tienen sus delegaciones fuera, el Parlamento Europeo tiene estas oficinas para poder formar, ser un punto de contacto con los ciudadanos y promover la actividad de los diputados", ha relatado.

RETOS DE EUROPA

Después de que la nueva presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen, situara la lucha contra el cambio climático como uno de los retos esta legislatura, Barrera ha recordado que la Eurocámara declaró esta semana el estado de emergencia climática y que el presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, y una delegación de eurodiputados acudirán a la cumbre climática que se celebrará en Madrid.

Tras exponer que otro de los retos es acordar una política migratoria europea, ha explicado que en 2020 debe aprobarse también el Presupuesto de la UE de 2021 a 2027, unas negociaciones que "llevarán tiempo", y que otras cuestiones que se producirán son el Brexit y la conferencia sobre el futuro de Europa, que se prevé que empiece a mediados de año con la participación de la sociedad civil y ciudadanía.

Ante las elecciones europeas que se hicieron en mayo, Barrera ha admitido el incremento de eurófobos en el Parlamento Europeo desde hace una década, pero considera que no tienen la fuerza suficiente para desestabilizarlo, y también ha llamado a reflexionar sobre la cobertura que se da a determinados partidos, también en campaña: "Siempre salía Salvini y Le Pen. La cobertura que tenían es descomunal en relación al resultado que han tenido".

Para Barrera, las críticas que recibe la UE por la dificultad de llegar a acuerdos forma parte de "lo bueno y lo malo" del proyecto europeo, y señala que esto ocurre también en la política catalana y del resto de España.

"En el Parlamento Europeo hay 190 partidos representados, de 28 nacionalidades. La complejidad es absoluta. Los problemas son comunes, pero a algunos países les afectan más unos problemas que otros", ha agregado, tras asegurar que la UE se ha convertido en un actor político del que se espera mucho, pero que en ocasiones no puede actuar porque no tiene las competencias para hacerlo.

Contador

Para leer más