Actualizado 03/04/2007 16:37 CET

La patronal Fomento del Trabajo pide prudencia para controlar los riesgos del endeudamiento en España

BARCELONA, 3 Abr. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la patronal catalana Fomento del Trabajo, Joan Rosell, pidió hoy "una mayor prudencia y más control en el futuro para que el endeudamiento de España no genere más riesgos que oportunidades", auque matizó que el nivel de la deuda española, "aún no es del todo alarmante".

Durante la presentación en Barcelona de un informe sobre Crecimiento y Endeudamiento en España, Rosell aseguró que en los últimos 10 años, "España ha pasado de ser uno de los países menos endeudados, a tener una deuda por encima de la media Europea", con todo, el presidente de la patronal destacó que "eso no tiene que ser necesariamente negativo".

Para Rosell, España "ha sabido aprovechar en los últimos años una coyuntura económica con tipos de interés bajos y con un fuerte crecimiento tanto en empleo como en actividad laboral", lo que ha permitido "tomar ciertos riesgos en cuanto a deuda se refiere".

Sin embargo, el presidente de Fomento del Trabajo advirtió de que "este ritmo de endeudamiento no puede seguir indefinidamente", y aseguró que "hay que estar atentos a una posible subida de los tipos de interés, que con una deuda mucho mayor, podría llegar ser peligroso para la economía".

Además, Rosell destacó que "una mayor deuda es sinónimo de mayores inversiones, lo que quiere decir que España ha invertido en cosas que necesita". Con todo, también aseguró que "quizás amparados por unos tipos de interés tan bajos, España ha invertido en proyectos no del todo rentables".

UNA SITUACIÓN UN POCO ALARMANTE.

Por su parte, la directora del departamento de economía de esta patronal, Mercedes Pizarro, aseguró que "la situación española empieza a ser un poco alarmante", pero señaló que con "un mayor control sobre la deuda estos posibles riesgos que ahora se ven, podrían desaparecer".

Para conseguirlo, Pizarro reclamó "un cambio de modelo de crecimiento que mejore sectores como la formación o el desarrollo de las nuevas tecnologías".

A pesar de que este endeudamiento también se hace extensivo a las empresas y a los hogares, que poco a poco han ido aumentando el plazo y el volumen de sus deudas, Rosell aseguró que "España no se encuentra en una situación peligrosa".

El presidente de la patronal insistió en que, "los españoles se endeudan para comprar un patrimonio, lo que respalda la deuda y reduce el peligro y los riegos".

En términos relativos, la deuda española en el primer trimestre de 2007 se situó en el 249,9% del Producto Interior Bruto (PIB) nacional y por tipología, en un 148% --de este 249.9%-- es a largo plazo, el 25% a corto plazo y el 76,5 restante con otros tipos definanciación.

Por países, España es uno de los más endeudados de Europa, por delante de Francia, Italia o Alemania, aunque por detrás de Reino Unido o Holanda, que tienen unos ratios de endeudamiento más altos.