El PP catalán logra los mejores resultados de su historia y se convierte en tercera fuerza

Alicia Sánchez Camacho Y Alberto Fernández Díaz, PPC
PP
Actualizado 23/05/2011 1:58:10 CET

BARCELONA, 22 May. (EUROPA PRESS) -

El PP ha logrado este domingo alcanzar los mejores resultados de su historia en Catalunya, con 362.647 votos, y se ha convertido en la tercera fuerza de los ayuntamientos catalanes en porcentaje de votos por detrás de CiU y PSC, que --con el 99,61 por ciento escrutado-- es del 12,69 por ciento del total.

Una de las victorias más significativas ha sido la de Xavier García Albiol en Badalona, donde ha el PP se ha impuesto por primera vez al lograr 11 concejales --cuatro más que en las últimas elecciones-- y el 33,48% de los votos; además de los tres municipios en los que seguirán gobernando: Pontons (Barcelona) --con seis de los siete concejales--, Creixell (Tarragona) --donde ha perdido uno y se equipara a CiU con tres-- y La Basella (LLeida) --con siete de los siete concejales--.

Con estos resultados, el PP ha frenado este domingo el acusado descenso de representación municipal que había iniciado en 2003, y ha crecido hasta los 473 concejales en toda Catalunya --frente a los 284 de este mandato-- dando continuidad a los buenos resultados cosechados el 28 de noviembre en las elecciones catalanas.

En PP ha crecido en todas las provincias; en Barcelona, ha conseguido 289 concejales en 121 municipios respecto a los 176 que logró en los comicios de 2007 repartidos en 95 localidades.

En Girona, la formación tendrá los próximos cuatro años 39 ediles en 28 municipios, frente a los 19 que había tenido durante esta legislatura --en 14 pueblos--.

De los 31 que tenía en 20 poblaciones de Lleida ha pasado a 59 ediles repartidos entre 34 localidades, mientras que en Tarragona han conseguido 86 concejales --respecto a los 58 anteriores-- repartidos por 43 poblaciones.

Los populares han sustentado sus buenos resultados en un marcado crecimiento de votos en el Área Metropolitana de Barcelona, donde, igual que sucediese en las autonómicas, han aprovechado el desencanto de los votantes socialistas para consolidarse.

De hecho, el PP ha conseguido imponerse en Badalona pasando de siete a 11 concejales --del total de 27-- que, aunque quizás no le sirvan para gobernar en el consistorio ante la pujanza de PSC, CiU e ICV-EUiA, revelan el crecimiento de este partido en Catalunya.

Asimismo, en la ciudad de Barcelona, el PP ha conseguido ocho ediles --uno más--, y un 16,92% de los votos, por lo que podrá desempeñar un importante papel en el gobierno de la ciudad.

Sin embargo, el peso real del partido que dirige Alicia Sánchez-Camacho no podrá medirse hasta que empiecen a negociarse los gobiernos municipales y se constate si los populares pueden ejercer el papel de "llave de la gobernabilidad" al que han apelado durante la campaña.

Y es que la estrategia pergeñada por la presidenta del PP catalán para que el partido arraigue en el territorio y supere el millar de concejales en 2015 pasa por ser decisivos en varios ayuntamientos y demostrar que los populares pueden ser un "partido de gobierno".

Tras cosechar los mejores resultados de su historia en las últimas elecciones catalanas --sumando 18 diputados--, los populares se habían fijado como objetivo para estas municipales duplicar el número de concejales en Catalunya, que hasta ahora se limitaba a 284 y solo tres alcaldías.

El PP catalán obtuvo en las últimas elecciones municipales 283.195 votos que le valieron 284 concejales, empeorando los resultados de 2003 en los que sumó 350 ediles, y lejos de su mejor resultado hasta ahora, que fueron los 453 concejales conseguidos en 1995.