El PP catalán negocia formar gobierno en más de 80 municipios

Actualizado 05/06/2011 12:28:23 CET
PP

Los ayuntamientos de Badalona y Tarragona centran los debates

BARCELONA, 5 Jun. (EUROPA PRESS) -

El PP catalán está en disposición de formar gobierno en más de 80 municipios repartidos por las cuatro provincias de Catalunya después de cosechar unos resultados históricos en las elecciones municipales del 22 de mayo, en las que escaló hasta los 473 concejales, lejos de los 284 que logró en 2007.

Sin embargo, desde las filas populares se ha señalado desde el primer día que el crecimiento debía refrendarse con una mayor presencia en los gobiernos municipales, por lo que del éxito o el fracaso de las negociaciones que estos días se llevan a cabo en todo el territorio dependerá el peso real del partido en los ayuntamientos.

Y es que la estrategia pergeñada por la presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez-Camacho para que el partido arraigue en el territorio --uno de los principales déficits de los populares según el diagnóstico de la Dirección-- y supere el millar de concejales en 2015 pasa por demostrar ahora que pueden ser "un partido de gobierno" en muchos municipios catalanes.

El foco principal está situado sobre la Alcaldía de Badalona (Barcelona), donde el candidato del PP, Xavier García Albiol, logró convertirse en la fuerza más votada de la mano de un duro discurso con la inmigración, aunque ahora el resto de formaciones --PSC, CiU e ICV-EUiA-- sopesan hacer un pacto tripartito para impedir que gobiernen los populares.

Si esta alianza no prospera, Badalona --la tercera ciudad de Catalunya por número de habitantes-- sería la primera gran ciudad catalana en la que los populares ostentan la Alcaldía, un hito al que podrían sumar la de Castelldefels, donde la candidatura que encabezaba Manuel Reyes también se convirtió en la lista más votada.

Aunque Alicia Sánchez-Camacho ha repetido como un mantra desde el día de las elecciones que deben respetarse las listas más votadas, Tarragona es otro de los puntos calientes de las negociaciones que el PP catalán lleva a cabo estos días, ya que la suma de CiU y PP con 7 concejales cada uno podría arrebatarle la Alcaldía al socialista Josep Félix Ballesteros.

Fuentes cercanas a las negociaciones han explicado a Europa Press que, pese a que desde Tarragona CiU ve con buenos ojos la posibilidad de pactar con el PP para formar gobierno, la dirección de la federación muestra más reticencias al acuerdo.

Más difíciles están las cosas para los populares en ciudades como Barcelona, L'Hospitalet de Llobregat o Sabadell, donde pese a no tener mayoría absoluta los partidos vencedores --CiU en la primera y PSC en las otras dos-- se han mostrado reacios a pactar con el PP y abogan por gobernar en minoría.

En esta semana que queda hasta que el sábado 11 de junio se formen los nuevos consistorios, también está en juego para el PP poder entrar en el gobierno en ciudades como; Mataró, Rubí y Sitges (Barcelona); Vielha (Lleida); Horta de Sant Joan y Reus (Tarragona); Girona, Blanes y Lloret de Mar (Girona), entre otras.

En el anterior mandato el partido que dirige Sánchez-Camacho firmó pactos de gobierno con partidos de todo el espectro político en una treintena de municipios, entre los que destacan Sant Vicenç dels Horts y Malgrat de Mar (Barcelona); Blanes y Lloret de Mar (Girona); Vielha y Cervera (Lleida) y Cunit y Salou (Tarragona) .

EL VALOR DE UN CONCEJAL

Pese a que el crecimiento del PP en estas elecciones municipales se ha sustentado en las capitales de provincia y en el Área Metropolitana de Barcelona, los populares han mejorado resultados en prácticamente todo Catalunya, lo que les permite tener la llave de gobierno en muchos municipios aun teniendo a veces solo un representante.

Así, los populares aspiran a hacer valer en muchos ayuntamientos el peso de su único concejal para decantar mayorías, de la misma forma que han hecho en el Ayuntamiento de Gandesa (Tarragona), donde ya ha trascendido un pacto entre CiU y PP -5 y 1 regidores respectivamente-- que provocará que ambas formaciones se alternen en la Alcaldía dos años cada una.

Fuera de las negociaciones para formar gobierno, hay cuatro ayuntamientos en los que el PP ya sabe que gobernará al haber conseguido mayorías absolutas en Pontons (Barcelona), La Basella; Almatret y Sant Martí de Riucorb (Lleida).