Las prestaciones sociales amplían la brecha de pobreza entre inmigrantes y autóctonos

Publicado 14/01/2020 13:58:14CET
El vocal de Pobreza de Ecas, Ferran Busquets, la miembro de Sant Joan de Déu Serveis Socials Charo Sillero y la investigadora social Georgina Marín han presentado este martes el estudio
El vocal de Pobreza de Ecas, Ferran Busquets, la miembro de Sant Joan de Déu Serveis Socials Charo Sillero y la investigadora social Georgina Marín han presentado este martes el estudio - EUROPA PRESS

Ecas pide una nueva Ley de extranjería para frenar "la situación de parálisis"

BARCELONA, 14 Ene. (EUROPA PRESS) -

Un estudio de Entitats Catalanes d'Acció Social (Ecas) muestra las "deficiencias" del sistema de protección social en Catalunya para reducir el riesgo de pobreza, que prácticamente no tiene efecto sobre la población migrada extracomunitaria y amplía la brecha de pobreza con la población comunitaria.

El vocal de Pobreza de Ecas, Ferran Busquets, la miembro de Sant Joan de Déu Serveis Socials Charo Sillero y la investigadora social Georgina Marín han presentado este martes el estudio, sobre migraciones y vulnerabilidad, que pretende exponer cómo vive la población migrada.

El estudio evidencia que las prestaciones sociales no eliminan el riesgo de pobreza de la población migrada extracomunitaria: del 50,5% en situación de riesgo solo se reduce un 2,4% después de las ayudas, mientras que la población autóctona ha experimentado una reducción del citado riesgo en el 13%, del 27,3% al 14,3%.

PROBLEMÁTICAS ESTRUCTURALES

Según Ecas, "la pobreza es una suma de problemáticas estructurales y el propio proceso migratorio y la Ley de extranjería son factores que generan pobreza para una parte de la población", que en Catalunya representa el 18% de la ciudadanía que ha nacido fuera de España.

De hecho, ser migrante de origen extracomunitario en Catalunya conduce a la pobreza y la exclusión social a un 54% de este segmento de la población y, según Busquets, estas personas "tienen más dificultad para salir de la pobreza y están más precarizadas".

TASA DE PARO MÁS ELEVADA

Si bien la tasa de paro sigue una tendencia a la baja entre población extranjera, que ha pasado del 34,9% en 2014 al 20,7% en 2018, sigue siendo más elevada que la de la población con nacionalidad española que se encuentra en un 11,5%.

Más del 60% de la población que no tiene nacionalidad española que vive en Catalunya tiene entre 20 y 50 años y está en edad de trabajar, 10 puntos por encima de la tasa de actividad de la población que tiene nacionalidad española.

Sillero ha explicado que, aunque los niveles de formación de la población migrada es superior a su puesto de trabajo, "acceden a estos empleos porque les urge un contrato laboral y no tienen opción a elegir".

PROPUESTAS ECAS

El vocal de pobreza de Ecas ha pedido una nueva Ley de extranjería para "frenar la situación de parálisis" de la población migrante, así como una política de renta garantizada más eficaz y más facilidades para acceder a las prestaciones sociales y al empadronamiento.

Busquets ha comentado que la mujer migrada sufre más que el hombre, y ha abogado por "ampliar la equidad de género" porque casi el 60% de las mujeres migradas de países extracomunitarios están en situación de pobreza.

También ha defendido que la mejora de la situación de la población migrante pasa por combatir las actitudes y estereotipos que refuerzan el racismo: "Tenemos que potenciar la educación para ser una sociedad más acogedora, facilitar la integración y dejar atrás los estigmas".

"Las desigualdades arrojan a la exclusión social y se puede imaginar que la cadena va a continuar si no se frena esta situación en la que no se garantizan los derechos fundamentales de las personas", ha añadido Marín.

Contador

Para leer más