Puigcercós (ERC) invita a los firmantes del manifiesto a favor del castellano a ir a Catalunya

Actualizado 25/06/2008 14:01:01 CET

Diagnostica que el anuncio de Rodríguez Zapatero de liberalizar Aena "no sirve" para la Generalitat

BARCELONA, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

El presidente de ERC, Joan Puigcercós, invitó hoy a los firmantes del manifiesto a favor del castellano como lengua común, que se presentó el pasado lunes en Madrid, a que vayan a Catalunya y declaró: "Opinan desde fuera, si vivieran en Catalunya opinarían diferente, estoy seguro".

En declaraciones a TVE recogidas por Europa Press, Puigcercós declaró que la apuesta en el sistema educativo catalán de inmersión lingüística pretende evitar que hayan "dos comunidades separadas" en Catalunya en función de la lengua, y que haya "una sola comunidad cultural".

En cuanto a las reivindicaciones de los firmantes de contemplar la posibilidad de poder ser educado en lengua materna en castellano, Puigcercós les preguntó a "cuál de las 25 lenguas maternas" se refieren. Indicó que, en la actualidad, gracias al fenómeno de la inmigración, en la escuela catalana hay una variedad de lenguas maternas distintas, y añadió: "Necesitamos elementos de cohesión", algo que para la gran "mayoría" de la sociedad catalana pasa por el catalán.

Apreció "razones políticas, partidarias" en el manifiiesto para "crear división", y recordó que sus peticiones forman parte de "una batalla de muy lejos", que "hace 20 años" que dura. Recordó que los alumnos catalanes tienen un "conocimiento bueno de la lengua castellana", y el idioma que cuenta con dificultades es el catalán.

En dicho manifiesto, los firmantes reivindican la importancia del castellano "como lengua común para el juego de la democracia" y reclaman al Parlamento que garantice "en todo el territorio nacional" los derechos de quienes opten "por la lengua común".

La declaración, titulada 'El Manifiesto por una lengua común', está suscrita por un grupo de intelectuales, muchos de ellos próximos a la formación liderada por Rosa Díez Unión, Progreso y Democracia (UPyD). Entre ellos destacan Mario Vargas Llosa, que manifestó su apoyo a UPyD en su constitución, o los escritores y pensadores Fernando Savater, Álvaro Pombo o Carlos Martínez Gorriarán.

El texto también estará firmado por la historiadora Carmen Iglesias, Aurelio Arteta, Félix de Azúa, Albert Boadella, Carlos Castilla del Pino, Luis Alberto de Cuenca, Arcadi Espada, Alberto González Troyano, José Luis Pardo, Ramón Rodríguez o José María Ruiz Soroa.

"QUIEN TIENE UN PROBLEMA ES EL PSC CON EL PSOE".

Puigcercós apreció que, a día de hoy, no hay discrepancias en el seno del Gobierno catalán sobre esta y otras cuestiones, y apreció que "quien tiene un problema es el PSC con el PSOE". En este sentido, contrastó los "objetivos muy claros" del Govern, cuyos socios apuestan por "trabajar conjuntamente", con la "reticencia permanente del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero de no cumplir con el Estatut".

Apreció que el ministro de Economía, Pedro Solbes, "intenta esquivar la fecha del 9 de agosto" como límite para acordar el nuevo modelo de financiación que establece el Estatut, "no se está cumpliendo" con el traspaso de la gestión de la red ferroviaria de ancho ibérico que a día de hoy gestiona el Adif.

Asimismo, expresó que el anuncio de privatizar parcialmente Aena de introducir la participación de las autonomías "no sirve" para el Govern.

Sobre el Estatut, recalcó que "lo que no puede ser" es que el Tribunal Constitucional (TC), organismo "absolutamente tocado y con una falta de legitimidad absoluta, pueda echar por tierra" el Estatut, que fue aprobado por las Cortes y por la ciudadanía catalana en un referéndum.

Reiteró que la "prueba del algodón" que ilustraría el giro al centro del PP sería que retirasen su recurso de inconstitucionalidad del Estatut al TC, y aseguró que ha habido un "exceso de demagogia en contra de Catalunya".

En cuanto a la situación económica, y tras el paquete de medidas anunciado el lunes por el presidente del Gobierno, expresó su apoyo a la posibilidad de alcanzar un "acuerdo" entre los distintos partidos para "tomar decisiones estructurales" y modificar el tejido productivo, energético e industrial español, ya que "esto no se improvisa en un año ni en una legislatura".