Puigdemont ensalza la lucha de Eslovenia por la independencia: "Se enfrentaron a una agresión del ejército yugoslavo"

Actualizado 13/12/2018 23:08:40 CET
El presidente de la Generalitat, Quim Torra, y el expresidente Carles Puigdemont
GENERALITAT

"¿Es la vía serbia la respuesta que España está dispuesta a hacer cuando Cataluña ejerza su derecho a la autodeterminación pacífica?", pregunta

BARCELONA/MADRID, 13 (EUROPA PRESS)

El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha ensalzado este jueves la lucha que los eslovenos llevaron a cabo para conseguir la independencia. "Estaban orgullosos de su camino democrático, se enfrentaron a una agresión del ejército yugoslavo", ha asegurado.

En un acto en Londres de Frontline Club sobre el referéndum del 1 de octubre de 2017, Puigdemont explicado este jueves que estuvo en Eslovenia algunas veces después de la declaración de independencia de 1991 y ha asegurado que lo que allí vio fue a gente pacífica que tuvo que hacer frente a los ataques de Yugoslavia.

"Han luchado por la democracia, y ahora forman parte de la Unión Europea. Nosotros estamos reclamando un camino, el democrático. Eso significa que puede haber varias alternativas, pero la vía catalana es una vía democrática", ha explicado.

En su intervención, Puigdemont se ha preguntado si España estaría dispuesta a seguir la vía de Serbia con Cataluña: "La cuestión no es la vía eslovena. ¿Es la vía serbia el proyecto para España? ¿Es la vía serbia la respuesta que España está dispuesta a hacer cuando Cataluña ejerza su derecho a la autodeterminación pacífica?".

En este sentido, ha exigido a las autoridades españolas que se comprometan a no usar la violencia: "Nosotros nunca lo haremos para lograr nuestro objetivo. Me gustaría escuchar la misma respuesta por su parte", y ha lamentado que el presidente del Gobierno central, Pedro Sánchez, no tenga ninguna propuesta para Cataluña, por lo que Puigdemont ha dicho que no se puede descartar la vía unilateral.

"Fue un error suspender la declaración del 10 de octubre. Mi deber como presidente en ese momento fue apostar por el diálogo y no por la unilateralidad", ha admitido, y ha subrayado que se equivocó porque las intenciones del Gobierno español no eran sinceras, por lo que ha instado a aprender de los errores y ha advertido de que no habrá una segunda oportunidad para España, en sus palabras.

También ha afirmado que se debe reconstruir una unidad de los soberanistas para progresar pero sin renunciar al pluralismo del movimiento ni a las distintas sensibilidades del mismo: "Necesitamos una estrategia unitaria. Si deciden no hablar con las fuerzas mayoritarias del Parlament será la prueba de que hay un problema en la democracia española".