Rafael Borràs repasa en un ensayo crítico cómo Juan Carlos I llegó a la corona

Actualizado 30/05/2007 21:38:20 CET

Rafael Borràs repasa en un ensayo crítico cómo Juan Carlos I llegó a la corona

Actualizado 30/05/2007 21:38:20 CET

BARCELONA, 30 May. (EUROPA PRESS) -

El editor Rafael Borràs Betriu repasa en 'El rey de los cruzados' (Flor del Viento) cómo Juan Carlos I llegó a ser proclamado rey en un libro que aboga por la "razón" de la república frente al "azar anacrónico" de la monarquía.

Borràs recorre en esta biografía crítica el exilio de la familia real en los años 30, la renuncia de don Jaime de Borbón a ser el heredero, el exilio de Don Juan en Portugal, la estancia del príncipe Juan Carlos en España y cómo finalmente Francisco Franco decide que su sucesor sea el príncipe y se instaure de nuevo la monarquía a su muerte.

Borràs agradeció, durante la presentación del libro, el "coraje" de la editorial al publicar su ensayo y remarcó que España "es un país surrealista en el que su sociedad condena el franquismo, mientras su jefe de Estado no permite que se hable mal de Franco en su presencia".

El editor aseguró que la aventura para llegar al reinado de Juan Carlos I es una "partida de tahúres en la que todos mienten", tanto Franco, como Don Juan y Juan Carlos I. Borràs recordó que Juan Carlos I "se saltó a su padre y fue elegido por las Cortes del Movimiento".

El profesor de Historia Contemporánea de la UB Andreu Mayayo celebró que este ensayo no sea "una hagiografía" del monarca y que, apoyándose en libros de memorias de terceros, sea una "reivindicación" de la república.

Mayayo dijo que el ensayo de Borràs se centra en lo que denominó "la monarquía del 18 de julio o el pecado original" de Juan Carlos I, que es que sus orígenes como rey "no sean democráticos y no sea leal a la dinastía Borbón", saltándose los derechos dinásticos de su padre. El historiador dijo que aceptó esa 'monarquía del 18 de julio' "en contra de su padre" y que nunca ha rechazado a Franco.

Tanto Mayayo como Borràs remarcaron que esta inexistencia de "desvinculación" entre el rey y el dictador "es un handicap para la cultura democrática", en una España para la que sería bueno decir que su actual sistema "no procede" de la dictadura.

Borràs recordó que el rey "no juró" la Constitución actual, "tan sólo la sanciona", y pidió la "dimisión" del monarca "porque la abdicación no me sirve".