Publicado 06/05/2020 18:46

Residencias catalanas proponen al Govern un plan de desescalada en tres fases

Una trabajadora de una residencia coge la mano a una usuaria. Ancianos, dependencia
Una trabajadora de una residencia coge la mano a una usuaria. Ancianos, dependencia - PIXABAY - Archivo

   Plantea visitas individuales con toma de temperatura al familiar

   BARCELONA, 6 May. (EUROPA PRESS) -

   La Associació Catalana de Recursos Assistencials (Acra) ha propuesto al Govern para su valoración un plan de desescalada de las residencias en tres fases con las "máximas medidas de seguridad e higiene" para asegurar la salud de los usuarios, los profesionales de los centros y las familias.

   Así lo plantea en la 'Propuesta para la desescalada en los centros residenciales de gente mayor' que ha entregado al Govern, en la que prevé imprescindible que la Generalitat asuma previamente una serie de aspectos que desde el sector se consideran "fundamentales", como disponer de equipos de protección individual (EPI) y PCR de forma suficiente y regular, establecer una relación entre centros y atención primaria y financiar un incremento de ratios globales en los centros, que han aumentado un 15% durante la pandemia.

   En la primera fase de este plan de desescalada se propone el restablecimiento de las visitas de familiares en función de la región sanitaria y del estado de cada centro; en una segunda fase --15 días después del inicio de la primera--, la ampliación de las visitas a todos lo centros, así como la apertura de nuevos ingresos y el retorno de los usuarios que hayan causado baja voluntario, para lo que tendrán que disponer de una prueba PCR negativa.

   En la tercera y última fase --15 días después del inicio de la fase 2--, las residencias tendrían que permitir las salidas de los usuarios fuera de los centros residenciales y un escenario de generalización de las visitas; todas las fases marcadas por la máxima prevención en la salud e higiene de todos los implicados.

   El documento plantea que las visitas sean individuales y con una duración máxima de 30 minutos, cada usuario podrá recibir una visita a la semana --pueden ser familiares diferentes--, se harán en espacios reservados a esta finalidad --excepto que el usuario no pueda desplazarse-- y se priorizarán las visitas de final de vida.

   Cada familiar que accede al centro tendría que presentar una declaración responsable donde indique ausencia de sintomatología Covid-19, no manifestar síntomas, dejar constancia de su visita en el registro, someterse a un control de temperatura, usar mascarilla, guantes de un solo uso y bata y deberá esperar en el espacio habilitado para la visita.

ESPACIOS COVID

   Ha propuesto la creación de 'espacios Covid' en las residencias, un número de camas reservado a personas con esta enfermedad si hay rebrotes y que tienen que estar "convenientemente financiados" por la Generalitat de Catalunya.

   La Acra divide los equipamientos en tres categorías en función de sus dimensiones y recursos: el grupo A debería tener entre un 5% y un 10% de plazas para Covid-19, con capacidad para sectorializar zonas y circuitos sanitariamente seguros; el grupo B, entre 3 y 4 plazas; y el Grupo C no tendría que disponer de plazas reservadas a tal efecto.

   En el caso de las derivaciones en las residencias del grupo C, cuando haya un paciente por Covid-19, se propone que la opción preferente de derivación sea un centro sociosanitario, y que solo se contemplen los traslados a las residencias de otra categoría cuando no sea posible a un centro sociosanitario.

Más información