Actualizado 03/04/2007 20:05 CET

La Seu d'Urgell (Lleida) reúne en una exposición un centenar de fotografías inéditas del pionero Guillem de Plandolit

LLEIDA, 3 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Sala de Cultura de Sant Domènec de La Seu d'Urgell (Lleida) acoge desde mañana al 6 de mayo la exposición 'Guillem de Plandolit (1872-1932). La memoria revelada', que reúne un centenar de imágenes inéditas realizadas por este inquieto retratista y pionero de la fotografía en Catalunya que reflejan las primeras décadas del siglo XX en La Seu y Andorra.

Descendiente de una de las familias más relevantes de Andorra, nacido y residente en La Seu d'Urgell, Guillem de Plandolit ofreció el primer registro visual de un mundo que había pervivido sin grandes cambios desde la Edad Media hasta inicios del siglo XX.

En una época en que los pintores recorrían Andorra en busca de lo pintoresco, las instantáneas de Guillem de Plandolit son un testimonio único de los hechos, personajes, paisajes y costumbres del Pirineo. Una parte importante de su trabajo es la documentación del patrimonio artístico que se perdió durante la Guerra Civil.

El fotógrafo ofrece en sus imágenes un mosaico variado con fiestas populares, ferias, retratos de grupo, actos de la vida social o los 'revolucionarios' coches en línea, que mostraban una Seu d'Urgell en pleno proceso de modernización. También Andorra fue escenario preferente de sus fotografías.

Entre las obras conservadas de Guillem de Plandolit existe un gran número de clichés con piezas de arte, desde retablos y elementos arquitectónicos, hasta tallas, pinturas, mobiliario litúrgico y piezas de orfebrería. Su gran valor reside en que algunas de ellas son imágenes únicas de tesoros perdidos durante la Guerra Civil.

Guillem de Plandolit era un fotógrafo preocupado por los aspectos técnicos y utilizaba una gran variedad de cámaras y formatos, desde las grandes placas de vidrio a las esteroscopias.

La muestra, organizada por la Obra Social de 'La Caixa', toma la obra del fotógrafo para interrogarse sobre el papel del pasado y el presente en los Pirineos, la difícil transición hacia la modernidad y la voluntad de mantener la identidad, en medio de las grandes transformaciones actuales.