La síndica de Barcelona pide que los guías turísticos vayan identificados y no usen micrófonos

Actualizado 02/09/2017 10:15:21 CET
La Síndica de Greuges de Barcelona, Maria Assumpció Vilà
EUROPA PRESS

BARCELONA, 2 Sep. (EUROPA PRESS) -

La síndica de Greuges de Barcelona, Maria Assumpció Vilà, ha propuesto que los guías turísticos lleven una identificación visible que los acredite como tal y que se prohíba que hagan sus explicaciones con micrófonos, ya que pueden generar molestias a los vecinos.

"Sería ir con una identificación, que estén regulados igual que otras profesiones. Para llevar un coche necesitas carné, y para llevar una moto, también", ha explicado Vilà en una entrevista de Europa Press, en la que ha pedido regular esta actividad.

Ha defendido que la acreditación es necesaria para asegurar que los guías que explican a los visitantes la historia y el presente de la ciudad transmiten información correcta y sin distorsiones, y también para evitar el intrusismo laboral, algo que considera que beneficiaría tanto al turista como a la ciudad.

Aboga por que el Ayuntamiento prohíba que estos guías usen micrófonos y otros sistemas para potenciar la voz --como ya ha hecho el de Girona--, y ha destacado que existen otras tecnologías y otros medios, como que los turistas lleven auriculares para oír al guía: "No hace falta ir dando voces como en tiempos de la Edad de Piedra".

Ha explicado que la actividad de los guías de grupos de turistas es un asunto que todavía no ha abordado con el Ayuntamiento y que lo trabajará próximamente, y prevé incluir recomendaciones de regulación sobre los grupos y su paso por la ciudad, para garantizar la movilidad de los ciudadanos.

PISOS TURÍSTICOS TEMPORALES

Vilà ha descrito como "bien definido" el Plan Especial Urbanístico de Alojamientos Turísticos (Peuat), aprobado en enero para regular el crecimiento de hoteles y otros establecimientos, incluidos los pisos turísticos; establece que, si un piso se da una baja en zonas congestionadas, se permitirá una alta en una no saturada; si se da de baja en una no saturada, se reagruparán estos pisos en determinados inmuebles.

La síndica ha defendido que las nuevas altas de pisos turísticos que se realicen sean temporales, con licencias para un plazo determinado que, transcurrido el cual, puedan renovarse en caso de que no se hayan producido problemas de convivencia con los vecinos: "Si no, no se pueden controlar", ha advertido Vilà, acompañada por la asesora Elisa Salichs.

COMPENSAR LA SATURACIÓN

Ha propuesto compensar las externalidades negativas del turismo, como la saturación de determinados espacios, con servicios para los vecinos: "No bibliotecas ni servicios comunitarios, porque de esto ya deben tener", sino otros equipamientos y servicios que se acordaran con las asociaciones de vecinos y colectivos.

Preguntada por la 'turismofobia', ha asegurado que sólo una parte de los ciudadanos están en contra del turismo y que no son una mayoría, y ha avisado: "La gente de aquí también hace ruido cuando sale de noche, no todo es el turismo. Hay una falta de civismo".

Ha pedido combatir el incivismo y prácticas como la venta de bebidas en playas y zonas turísticas, para lo que considera necesaria la presencia policial y, cuando sea necesario y tras avisar, multar estas prácticas: "No me gusta que tengamos que ir a golpe de sanción, pero tal vez es lo que se tendrá que hacer".