Publicado 20/04/2022 15:23

Torra planteó a los partidos y a Puigdemont "ratificar el 1-O" en un año tras la sentencia del TS

Archivo - El expresidente catalán Carles Puigdemont y el presidente Quim Torra en la Casa de la Generalitat de Cataluña en Perpiñán (Francia) a 29 de febrero de 2020. Foto de archivo.
Archivo - El expresidente catalán Carles Puigdemont y el presidente Quim Torra en la Casa de la Generalitat de Cataluña en Perpiñán (Francia) a 29 de febrero de 2020. Foto de archivo. - David Zorrakino - Europa Press - Archivo

   Sostiene que los JJ.OO. de Invierno no son "la solución" para Catalunya

   BARCELONA, 20 Abr. (EUROPA PRESS) -

   El expresidente de la Generalitat Quim Torra ha explicado este miércoles que en 2019 planteó a los partidos y al también expresidente Carles Puigdemont "ratificar el 1-O" en el plazo de un año, después de la sentencia del Tribunal Supremo (TS) que condenó a los líderes del proceso independentista.

   En una entrevista en 'Planta Baixa' de TV3 recogida por Europa Press, ha dicho que al trasladar esta propuesta tanto a Puigdemont como a otras personas constató que había "otras opiniones, y en cualquier caso no fue posible" sacarla adelante.

   Por otro lado, Torra ha sostenido que los Juegos Olímpicos de Invierno no son "la solución para el país", y ha lamentado textualmente que Catalunya vuelva a los esquemas que existían antes de la pandemia con grandes eventos.

   "No imaginaba que mi país, para salir de todo y yendo a buscar un país más equilibrado, sostenible, más ecológico y de soberanía energética, acabaríamos con la Copa América y los Juegos Olímpicos", ha criticado.

BORRÀS Y PANCARTA

   Sobre el caso de la presidenta del Parlament, Laura Borràs, de presuntas irregularidades cuando era directora de la Institució de les Lletres Catalanes (ILC), Torra ha defendido la honorabilidad de Borràs y no ha querido pronunciarse sobre si le insta a desobedecer si acaba siendo juzgada: "Ella sabrá. ¿Yo que haría? En mi caso decidí obedecer a los derechos fundamentales".

   Con respecto a su decisión de no descolgar la pancarta en apoyo a los líderes del 1-O del Palau de la Generalitat, motivo por el cual fue inhabilitado, ha insistido en que era su "deber como presidente" mantenerla y que, de esta manera, se ponía el acento en la vulneración de la libertad de expresión que cree que hubo.

   Además, ha afirmado que en su decisión de mantener la pancarta se sintió poco acompañado, en sus palabras: "Si todo el país hubiera mantenido las pancartas, es probable que ante lo que hubiese sido un proceso masivo de inhabilitaciones, aquello hubiera tenido más fuerza colectiva; pero en fin, cada uno decide cuál es su línea roja".