Torra quería tratar en la UpM la "violencia" policial del 1-O y la libertad de los presos

EUROPA PRESS
Publicado 11/10/2018 14:06:55CET

Envía a Mogherini y a los ministros del foro el discurso no pudo dar por el veto de Borrell

BARCELONA, 11 Oct. (EUROPA PRESS) -

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, quería tratar en la apertura del III Foro Regional de la Unión por el Mediterráneo (UpM), que se celebró el lunes en Barcelona, la "violencia de la policía" durante el referéndum del 1 de octubre de 2017 y reclamar en su discurso la libertad de los políticos soberanistas encarcelados.

El discurso, al que ha tenido acceso Europa Press, señala que el 1-O votaron 2,2 millones de personas mayoritariamente a favor de la independencia y asegura que el Govern está comprometido con "continuar esta lucha no violenta por la autodeterminación y lograrla de acuerdo con la voluntad democrática de los ciudadanos catalanes".

Torra fue vetado del foro euromediterráneo por el Ministerio de Asuntos Exteriores y no pudo acudir, pero ha enviado el mensaje que iba a pronunciar a la alta representante de la UE para Asuntos Exteriores, Federica Mogherini; al comisario de Política de Vecindad de la UE, Johannes Hahn; a la cuarentena de ministros de Asuntos Exteriores de los países de la UpM, y al secretario general de la organización, Nasser Kamel.

El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, explicó durante el encuentro de la UpM que no invitó a Torra para evitar que tuviera un espacio para "seguir vilipendiando el buen nombre de España".

El veto llegó al extremo de que el foro, que habitualmente tiene lugar en el Palau de Pedralbes, se hiciera en un hotel cercano para impedir que Torra se presentara, puesto que el palacio es propiedad de la Generalitat.

REFUGIADOS Y MIGRACIÓN

El presidente catalán pretendía referirse también en su discurso a las olas migratorias que cruzan el Mediterráneo y apelar a los líderes políticos a buscar "políticas comunes que ayuden a acabar con las muertes de tantos inocentes" ahogados en el mar.

"Cada muerte en el Mediterráneo nos debería avergonzar por nuestra falta de acción. Necesitamos encontrar una solución coordinada y urgente", señala el texto, que apela a la manifestación que en febrero de 2017 reunió a unas 160.000 personas en Barcelona reclamando acoger a refugiados.

Asimismo, rememora la expansión de la Corona de Aragón por el Mediterráneo en la edad media y la creación del Consulado de Mar como ejemplos del "destino común" de Catalunya y el mar.

Y añade que es un espacio de intercambio cultural y comercial que tiene que realzarse y promoverse: "Como presidente del Gobierno de Catalunya estoy plenamente comprometido a reforzar los intercambios humanos y económicos entre nuestros pueblos".