Torra recuerda a los presos en inglés y pide soluciones a la comunidad internacional

Actualizado 23/04/2019 9:37:47 CET

BARCELONA, 23 (EUROPA PRESS)

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha recordado este martes por Sant Jordi a los dirigentes políticos encarcelados y a los que se encuentran en el extranjero, y ha pedido en inglés a la comunidad internacional involucrarse para avanzar en resolver la situación.

"La solución del conflicto es una oportunidad para la democracia de todo el mundo", ha remarcado Torra en una declaración institucional en inglés y también en catalán por Sant Jordi, que este año es diferente por la situación de los encarcelados, ha dicho.

Ha criticado que miembros del anterior Govern están "en prisión o en el exilio por la represión del Reino de España", y ha pedido que Europa y la comunidad internacional se involucren para resolver el asunto de forma democrática.

"Los juicios políticos no pueden ser tolerados. Una democracia no puede tolerar la voz de personas siendo silenciadas con violencia y amenazas", ha dicho Torra, que ha pedido tener presentes a los dirigentes presos y en el extranjero.

REIVINDICACIÓN DE LA LENGUA

Ha sostenido que Sant Jordi es también una jornada de reivindicación de la lengua, y ha resaltado que este caballero "encarna el espíritu de un pueblo que se ha batido con muchos dragones, y que no se ha dejado vencer nunca".

"Hoy es un día muy importante para los catalanes, porque celebramos que existimos como país", ha defendido Torra, que ha dicho que la rosa y el libro son la síntesis de una manera de entender los valores de la vida y la comunidad y son la definición de un pueblo que ha vivido momentos de plenitud y momentos de dificultades, como todos los de la tierra, ha dicho.

RIQUEZA CULTURAL

El presidente ha subrayado que la lengua es la gran aportación de los catalanes a la riqueza cultural del mundo, y que ésta "ha sido perseguida y prohibida a lo largo de los siglos, y todavía hoy tiene adversarios, leyes e instituciones que querrían hacerla desaparecer".

Ha defendido que, como Catalunya, Sant Jordi acumula mucha historia, pero es una tradición que está viva, sobre todo por su vocación de futuro, y ha asegurado que esta fiesta es un clamor a la riqueza y a la diversidad cultural y una expresión de civismo de primera categoría: "Renovemos hoy, como cada año, pero con más fuerza que nunca, la lucha por el retorno de la victoria y de la libertad".