El Trambesòs caza a 75 pasajeros diarios sin billete en su campaña antifraude

Actualizado 23/01/2011 13:27:34 CET

BARCELONA, 23 Ene. (EUROPA PRESS) -

La campaña antifraude impulsada por el Trambesòs de Barcelona este otoño ha permitido cazar diariamente a 75 pasajeros sin billete, el doble de los que se pillan habitualmente, según han revelado a Europa Press fuentes de la compañía.

Este transporte, que une la plaza de Glòries con Sant Adrià de Besòs y Badalona, registra uno de los índices más elevados de usuarios sin billete del conjunto de transportes del área metropolitana, en parte por la facilidad de entrar al convoy sin pasar ningún control de barrera ni de conductor.

Según los datos de la empresa Tram a los que ha tenido acceso Europa Press, la última campaña de control del fraude en el Trambesòs se realizó entre el 14 de octubre y el 2 de noviembre, periodo en el que se contabilizaron 21.770 inspecciones y se cursaron 1.495 sanciones.

La campaña estuvo apoyada por carteles en las estaciones y los tranvías en diversos idiomas --catalán, castellano, inglés, francés, urdu, chino y árabe-- con los eslóganes: 'Valida tu título, todos te estamos vigilando' y 'Valida tu título, todos queremos un buen servicio'.

Los controles se centraron especialmente a las zonas con más fraude del Trambesòs, concentradas en la T-5 y la T-6, donde incluso se registran incidentes con los inspectores de billetes que en algunos casos motivan la intervención de los Mossos d'Esquadra.

Tram ha advertido de que en octubre se produjeron menos incidentes que en meses anteriores pero más tensos, con insultos y amenazas, y ha recordado que en la T-6 --que discurre por la Rambla de la Mina-- los convoyes en ocasiones son atacados con piedras.

MENOS USUARIOS DE TRANVÍA

El Trambesòs y el Trambaix, cuyas líneas parten de la plaza Francesc Macià hacia el Baix Llobregat, registraron el año pasado 23,82 millones de pasajeros, lo que supone un descenso del 0,52%, el primero de los últimos años de tendencia expansiva del tranvía.

La compañía atribuye la disminución a que en 2009 se produjo un corte de tres meses en la L5 del Metro para construir la estación de Ernest Lluch, de forma que el descenso se concentra en el Trambaix, que cierra el año con 15,83 millones de pasajeros, un 2,65% menos.

Sin embargo, descontando los pasajeros perdidos porque en 2010 no hubo interrupción del metro, el Trambaix terminó el año pasado con un aumento del 0,66%, y que en el caso del Trambesòs se eleva al 3,97%, de forma que contabilizó 7,98 millones de pasajeros.