Actualizado 15/12/2010 19:57 CET

La UB se compromete con los alumnos a estudiar la instalación de una capilla

BARCELONA, 15 Dic. (EUROPA PRESS) -

La vicerrectora de Estudiantes de la Universitat de Barcelona (UB), Gemma Fonrodona, se ha comprometido con los estudiantes a tratar sobre la instalación de una capilla en la recién fusionada Facultad de Económicas y Empresariales, según han asegurado a Europa Press los alumnos.

Medio centenar de alumnos de la Coordinadora de Asambleas de Diagonal se ha concentrado entorno al vicerrectorado de Estudiantes este martes y han entregado a Fonrodona un manifiesto pidiendo que no se instale este lugar de culto en la universidad, según ha explicado a Europa Press el portavoz de la Asociación de Estudiantes Progresistas (AEP), Benjamí Moles.

Fonrodona abrirá así un debate con el resto de órganos de gobierno de la UB para tratar el asunto, después de haber recibido un manifiesto de los alumnos para una universidad laica en el que critican la cesión de un espacio público a la Iglesia además del pago de un millón de pesetas al Arzobispado para la gestión del lugar.

"Exigimos que la UB realice un debate público, abierto y participativo, implicando a toda la comunidad universitaria sobre la validez de la cesión de espacios de la universidad pública al culto religioso", han manifestado.

ERA UNA AULA DE ESTUDIO

La instalación de esta capilla ha generado polémica entre los alumnos que estudian en el edificio, que ven en el nuevo espacio una sala menos de estudio, ya que esta se ubicará en la antigua aula 'Schumpeter'.

La ubicación de esta capilla responde a un convenio firmado entre la UB y el Arzobispado de Barcelona en 1988 con fecha ilimitada, por el que la universidad se compromete a acoger dos capillas entre todos sus campus --la otra está en el Edificio Histórico--.

En recientes declaraciones a Europa Press, la decana de la Facultad, Elisenda Paluzie, explicó que se trata de una reubicación de la capilla para la que se ha buscado el espacio con menos luz del edificio, y que, en el marco de la fusión de ambas facultades, los alumnos contarán con siete nuevas aulas de estudio de las que casi han terminado las obras.

La semana pasada, la UB pidió "respeto" ante la instalación de este espacio amparándose en sus principios de libertad, democracia, justicia, igualdad y solidaridad.