Actualizado 11/03/2015 19:06 CET

Whirlpool prevé crecer un 80% en Europa, Oriente Medio y África

Imagen de archivo de unas cajas listas para su despacho en la planta de la firma
Foto: CHRISTOPHER ALUKA BERRY / REUTERS

BARCELONA, 11 Mar. (EUROPA PRESS) -

   La compañía estadounidense de electrodomésticos Whirlpool prevé crecer un 80% en los próximos tres años en la zona Emea (Europa, Medio Oriente y África) y alcanzar una facturación de 7.000 millones de dólares en 2018 (unos 6.600 millones de euros).

   Lo ha avanzado este miércoles la presidenta de Whirlpool en el área Emea, Esther Berrozpe, en una rueda de prensa en Barcelona en la que ha explicado la nueva estrategia de la compañía tras la adquisición a finales del año pasado de la empresa italiana Indesit.

   La compañía estadounidense reúne durante esta semana en la capital catalana a los principales directivos, entre ellos el presidente y consejero delegado del grupo, Jeff M. Fettig, en un encuentro que cuenta con los 300 principales clientes y los 300 principales proveedores de Whirlpool en Europa.

   Berrozpe ha señalado que Whirlpool facturó en 2010 3.200 millones de dólares (unos 3.000 millones de euros) y 3.900 el año pasado (unos 3.700 millones en euros) y que, tras la compra de Indesit, que la han convertido en el mayor fabricante y distribuidor de electrodomésticos de Europa, las previsiones pasan por prácticamente doblar la cifra de ventas en tres años.

   Ha explicado que la compañía ha decidido apostar por la región Emea con la adquisición de Indesit debido al potencial de crecimiento de este área, sobre todo de Oriente Medio y África, donde la empresa tiene menos de un 50% y de un 20% de penetración, respectivamente, mientras que en Europa es del 80%, aunque ha subrayado que tiene una buena posición para crecer cuando el mercado se reactive debido a la gran fragmentación del mercado.

   Ha subrayado que la adquisición de Indesit permitirá fortalecer la presencia de Whirlpool en países como Turquía y Rusia, en los que la marca italiana contaba con una fuerte presencia en el sector industrial, así como en Reino Unido, gracias a su marca Hotpoint.

   Asimismo, contribuirá a aumentar su cuota de mercado en España, donde el claro dominante es Bosch y donde Whirlpool ostenta la cuarta posición, gracias a que los productos se podrán enviar desde Turquía y reducir los costes actuales del transporte desde Polonia.

   Whirlpool tiene presencia en más de 30 países en Europa, Oriente Medio y África, y actualmente es líder en cinco de los principales mercados de la región: Reino Unido, Italia, Francia, Polonia y Rusia.

   Berrozpe ha señalado que la tarea de los próximos doce meses será la integración de las dos compañías en cada uno de los países en los que tiene presencia: "Ahora tenemos dos filiales en todos los países y debemos convertirnos en una única compañía y un solo equipo".