CETI de Ceuta despide a 22 migrantes hacia Andalucía y Castilla-León y casi acoge a tantos argelinos como subsaharianos

Salida de migrantes del CETI de Ceuta rumbo a la Península
Antonio Sempere/ Europa Press
Publicado 21/05/2019 14:27:01CET

CEUTA, 21 May. (EUROPA PRESS) -

Las autoridades del Ministerio del Interior han autorizado este martes la salida del Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de Ceuta de un grupo formado por 22 foráneos de diferentes nacionalidades que serán acogidos por organizaciones no gubernamentales con convenio con la Administración General del Estado en Andalucía y Castilla y León.

En el equipamiento de la ciudad autónoma quedan actualmente 430 acogidos, casi la mitad ciudadanos argelinos, colectivo que no ha dejado de aumentar durante los últimos meses hasta casi igualar en número al de personas procedentes de países del África Subsahariana, tradicionalmente gran mayoría.

Fuentes de la Delegación del Gobierno en Ceuta han precisado a Europa Press que el grupo de extranjeros que ha partido hacia la Península estaba integrado por una familia argelina (compuesta por un hombre y su esposa con un hijo) y otras 19 personas de origen subsahariano (16 varones y tres féminas) nacionales de Guinea Conakry, Mali y Gambia.

Sin ellas permanecen 430 extranjeros en el CETI, que actualmente tiene libre un 16% de las plazas de su capacidad máxima operativa (512). La nacionalidad preponderante entre los acogidos es la argelina (193). El colectivo de subsaharianos suma un total de 207 miembros y el de otras procedencias, una treintena.

Ceuta ha consolidado desde el verano pasado un "cambio de tendencia" en lo que al perfil de la presión migratoria que soporta se refiere. Las entradas en grupo de migrantes subsaharianos saltando el perímetro terrestre o por la vía marítima se han reducido al mínimo y la mayor permeabilidad se registra ahora en el paso fronterizo del Tarajal, más fácil de atravesar para indocumentados ocultos en dobles fondos practicados en vehículos o, en el caso de los argelinos, fingiendo ser marroquíes con documentación falsa o aprovechando las aglomeraciones de las miles de personas que lo cruzan a pie a diario.

Los migrantes de ese país magrebí se han convertido, además, casi en los únicos que solicitan asilo en la ciudad autónoma, con lo que su estancia media en Ceuta se alarga hasta un año o más, el triple del tiempo que suelen permanecer en el CETI los subsaharianos.

Contador