Actualizado 09/04/2015 18:58 CET

Condenado el líder de la oposición por calumniar al 'número 2' del Gobierno de Melilla

Mustafa Aberchán (CPM) dijo en un pleno y en un programa de televisión que Miguel Marín (PP) estaba investigado "por narcotráfico" y "blanqueo de capitales"

   MELILLA, 9 Abr. (EUROPA PRESS) -

   El Juzgado de lo Penal número 2 de Melilla ha condenado al líder del principal partido de la oposición Mustafa Aberchán (Coalición por Melilla) por un delito de calumnias contra el vicepresidente primero de la ciudad autónoma de Melilla, Miguel Marín (PP), al pago de 18.000 euros en concepto de indemnización por daños morales a la persona de Marín, además de una multa de 12 euros diarios durante 24 meses (que suponen 8.760 euros) y al pago de las costas.

   La sentencia no es firme y contra la misma cabe interponer recurso en el plazo de 10 días, algo que el propio Mustafa Aberchán ha anunciado que hará. La sentencia, a la que ha tenido acceso Europa Press, ha reconocido en los "hechos probados" que el día 26 de marzo de 2010 Mustafa Hamed Moh "Aberchán", durante la celebración de un pleno de la asamblea de la ciudad autónoma de Melilla, en presencia de todos sus miembros y de los medios de comunicación, "con la intención manifiesta de desacreditar al Sr. Marín Cobos, vicepresidente primero del Gobierno de la ciudad autónoma de Melilla, con temeridad manifiesta en sus declaraciones le dijo a voz en grito: 'Sr. Marín, es usted el que tiene que estar preocupado, es a usted al que investigan', 'sí, por narcotráfico, por narcotráfico'".

   El tribunal ha señalado que hizo este tipo de acusaciones en alusión a las diligencias previas nº 1780/03 (Operación "Caco") que se seguían en el juzgado de Instrucción nº 4 de Melilla, "motivo por el que fue expulsado (Aberchán) del pleno".

"DESPRECIO A LA VERDAD"

   Asimismo, el auto judicial ha añadido en los hechos probados que el día 5 de abril de 2010, el presidente de CPM acudió a un programa de una televisión local, y en alusión a preguntas del entrevistador sobre lo referido en el citado pleno, "con temerario desprecio hacia la verdad y con la única intencionalidad de perjudicar o menoscabar la honorabilidad del Sr. Marín Cobos manifestó al respecto: 'Yo no creo que le haya dicho nada que no le hayan dicho los medios de comunicación más importantes de este país, como El País, en el año 2005, y que todos los ciudadanos españoles tuvieron la oportunidad de ver', 'yo le digo claramente --ha proseguido-- que si hay alguien que tiene que estar preocupado es él, que él sí ha sido investigado en procesos oscuros en los que tenían que ver con el blanqueo de dinero y personas que intervienen en nuestra ciudad, a veces en expresiones escandalosas como el narcotráfico, y lo digo claramente en conversaciones que ha mantenido".

   En ese programa de televisión Aberchán añadió que "él (en referencia a Marín) no se sorprende porque sabe que no se tiene que sorprender porque eso es parte de una instrucción de un proceso que fue noticia en el año 2005, ni siquiera ahora en el 2011".

   La titular del Juzgado de lo Penal número 2 de Melilla, la magistrada María del Valle Cortés-Bretón Climent, ha condenado por ello a Mustafa Aberchán como "autor criminalmente responsable" de un "delito continuado de calumnias" a la pena de veinticuatro meses de multa a una cuota diaria de 12 euros, con responsabilidad personal subsidiaria legal en caso de impago de un día de privación de libertad por cada dos cuotas diarias de multa impagadas.

   De igual modo, en concepto de responsabilidad civil ha acordado que Aberchán indemnizará por daños morales a Miguel Marín Cobos en la cantidad de 18.000 euros y al pago de las costas.

   La juez, no obstante, ha señalado que contra esta sentencia cabe interponer recurso de apelación mediante escrito autorizado con la firma de letrado y procurador dentro de los diez siguientes a la última notificación, que se realizó el 8 de abril de 2015. El propio Mustafa Aberchán ha anunciado que interpondrá el correspondiente recurso al no estar de acuerdo con la sentencia.

Para leer más