Detenido en la frontera de Melilla un taxista marroquí con dos inmigrantes ocultos en el maletero

Puesto fronterizo de Farhana en Melilla
EUROPA PRESS
Actualizado 13/11/2017 12:45:33 CET

MELILLA, 13 Nov. (EUROPA PRESS) -

Un taxista marroquí ha sido detenido en Melilla este lunes cuando fue descubierto con dos inmigrantes ocultos en un doble fondo en el maletero en el momento en el que se disponía a cruzar a la ciudad española con tres pasajeros a bordo de su vehículo de transporte público.

Según ha informado a Europa Press una portavoz de la Delegación del Gobierno en Melilla, los hechos han ocurrido sobre las 08,50 horas en el puesto fronterizo de Farhana, el segundo en importancia en Melilla de los cuatro que lo separan de Marruecos, cuando un taxi marroquí con tres pasajeros a bordo (dos mujeres y un hombre marroquíes) se disponía a pasar a la ciudad española.

En el control de la Guardia Civil, que revisa los maleteros de todos los vehículos que acceden Melilla desde que empezó el fenómeno migratorio a principios de los años 90 --antes se hacía de forma aleatoria--, un indicio llamó la atención de los agentes actuantes.

Así, tras un registro más exhaustivo del vehículo de transporte público, los guardias civiles descubrieron que el coche estaba dotado de un doble fondo construido en el maletero, donde había en su interior dos personas, en concreto dos inmigrantes de origen subsahariano, ambos varones adultos.

El taxista fue arrestado en ese preciso instante por la Guardia Civil acusado de la presunta comisión de un delito contra los derechos de los trabajadores extranjeros, penado con más de tres años de cárcel, mientras los inmigrantes fueron llevados a la Jefatura Superior de Policía para la apertura de un expediente de expulsión en aplicación de la Ley de Extranjería, por entrada irregular en territorio nacional.

Mientras se resuelve este expediente, que en la inmensa mayoría de las ocasiones no se puede materializar porque los países a los que dicen pertenecer los subsaharianos rechazan su repatriación, han sido acogidos en el Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de Melilla en régimen abierto, donde tienen derecho a alojamiento, manutención y sanidad gratuita.

La estancia suele prolongarse de media varios meses hasta que dicho expediente finaliza y, si no se puede proceder a la devolución a sus países, son trasladados a la Península, donde, después normalmente tras 60 días ingresados en el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) en régimen cerrado, posteriormente permanecen libres en situación irregular en el seno de la Unión Europea.