Detenido en Melilla un paciente psiquiátrico acusado de agredir a una médico en Urgencias

Actualizado 01/09/2018 18:20:45 CET

MELILLA, 1 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Policía Nacional ha detenido en Melilla a un paciente psiquiátrico acusado de agredir a una médico del Servicio de Urgencias en la ciudad autónoma, a la que presuntamente golpeó la cara con fuerza, tras lo que ella cayó y se golpeó en la cabeza con la mesa.

Según ha informado un portavoz del Instituto de Gestión Sanitaria (Ingesa) en Melilla, los hechos sucedieron cuando se atendía al paciente en la consulta de triaje del Servicio de Urgencias.

El paciente, en tratamiento psiquiátrico y que estaba acompañado por dos vigilantes, presuntamente se encaró con la enfermera que le realizaba las preguntas correspondientes para evaluar el caso. Acudió entonces la médico de Urgencias, quien leyó la historia de la asistencia y, cuando se dio la vuelta, sin mediar palabra, el paciente le golpeó la cara con fuerza, cayendo la profesional médico y golpeándose en la cabeza con la mesa.

El portavoz policial ha añadido que entonces se activó el protocolo antiagresiones y, una vez retenido el agresor, se personó en el centro sanitario una dotación de la Policía Nacional que lo detuvo.

Como consecuencia de la agresión, la profesional sanitaria fue atendida en Urgencias con la realización de un TAC y se emitió parte de lesiones, antes de acudir al Servicio de Prevención de Riesgos Laborales y, seguidamente, a la Asesoría Jurídica como pasos previos a la presentación de la correspondiente denuncia en un juzgado de la ciudad que realizó junto a la enfermera citada anteriormente.

Desde la Gerencia del Área Sanitaria, dentro de la 'Instrucción 3/2017 de la Secretaría de Estado de Seguridad del Estado sobre medidas policiales a adoptar frente a agresiones a profesionales de la salud', se comunicó al "Interlocutor Policial Territorial Sanitario" de Melilla lo ocurrido y se le anunció la presentación de la denuncia.

El Instituto Nacional de Gestión Sanitaria (Ingesa) nuevamente condena "enérgicamente" y rechaza la agresión sufrida por una profesional de la sanidad pública.

Asimismo, le muestra su apoyo ante estos lamentables hechos, manteniendo su voluntad en la prevención y la decisión de perseguir legalmente estos deleznables actos. El Ingesa, como es habitual, se persona en el caso judicial y pide que esta agresión física sea considerada como un atentado contra la autoridad en el ejercicio de servicio público.