Detenidos dos agresores mientras se busca a otros trece en la paliza a un agente de paisano en Melilla

Sucesos.- Jupol denuncia la "brutal agresión" a un policía nacional de paisano e
JUPOL
Actualizado 18/03/2019 23:17:30 CET

MELILLA, 18 Mar. (EUROPA PRESS) -

Las Fuerzas de Seguridad han detenido a dos de los quince presuntos participantes en la paliza recibida por un agente de la Unidad de Intervención Policial (UIP) de paisano destinado en Melilla cuando se dirigía por la noche, sobre las nueve y media, a su casa, situada cerca de la Plaza de Cruz Roja.

Según han informado a Europa Press fuentes cercanas al caso, la Policía Nacional busca ahora a otros 13 jóvenes involucrados en la agresión en grupo que sufrió el agente sevillano destinado en Melilla en la UIP.

El agente, que está de baja y ha tenido que abandonar Melilla para volver a su Sevilla natal a recuperarse, presentaba tres puntos de sutura en la nariz, cuello y pómulos inflamados, golpes en la ceja y frente y erosiones, contusiones y hematomas, tras ser "apaleado" sin que mediara ningún motivo para ello, salvo por el hecho de que lo reconocieran como policía, según Jupol.

Los hechos sucedieron el pasado domingo 10 de marzo, sobre las 21,40 horas. El policía, según han explicado desde el sindicato policial Jupol, se dirigía a su vivienda por la Plaza de la Cruz Roja cuando un grupo de jóvenes empezaron a insultarle con descalificativos como 'chivato, eres un madero de mierda'.

El Comité Provincial ha explicado que el funcionario policial, al ver que eran jóvenes, no quiso entrar en la provocación y siguió en dirección a su portal, aunque éstos, lejos de desistir de las provocaciones, le siguieron y de forma sorpresiva se abalanzaron sobre él, propinándole puñetazos en la cara e intentando tirarlo al suelo.

Al enfrentamiento, ha añadido el sindicato, se unió el resto de jóvenes, por lo que consiguieron tirarlo al suelo y es cuando el agente comenzó a recibir golpes (patadas y puñetazos) de todos los allí presentes, no logrando escapar del lugar.

Los dos arrestados, así como el resto de implicados, trece más, podrían ser condenados a cuatro años y medio de cárcel si son hallados culpables de un delito contra una autoridad y otro de lesiones.

Para leer más