Dos policías locales de Ceuta, apartados y expedientados tras ser detenidos acusados de agresión sexual y blanqueo

Publicado 03/06/2019 14:14:08CET
Policía Local de Ceuta
EUROPA PRESS - Archivo

CEUTA, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Gobernación en funciones del Ejecutivo de Ceuta, Jacob Hachuel (PP), ha dado por hecho este lunes que en el transcurso del día firmará las solicitudes que le remita la Policía Local para abrir sendos expedientes disciplinarios a los dos agentes que permanecen apartados del servicio tras ser detenidos acusados de un presunto delito de agresión sexual y otro de blanqueo de capitales, respectivamente.

El primero de los funcionarios fue arrestado en su domicilio por parte de agentes de la Policía Nacional durante la madrugada del pasado viernes y ha sido puesto en libertad con cargos sin fianza tras pasar a disposición del Juzgado de Instrucción número 1 en funciones de guardia después de ser acusado por una mujer de un supuesto delito de agresión sexual.

La otra agente de la Policía Local que va a ser expedientada es una de las tres personas detenidas desde el pasado viernes en Ceuta por la Guardia Civil en el marco del operativo desplegado por la Benemérita en la ciudad autónoma y Málaga contra el blanqueo de capitales procedentes del narcotráfico. Esta empleada pública pasará previsiblemente este lunes a disposición judicial.

En rueda de prensa, Hachuel ha explicado que "desde el punto de vista oficial la secuencia de los hecho es la misma para los dos casos: la Policía Local me remitirá un acta solicitando la apertura de un expediente disciplinario si considera los hechos suficientemente graves, que parece que lo son, y sugiriendo el nombramiento de instructor y secretario".

El consejero dará trámite a ambos requerimientos para, acto seguido, dejar "en suspenso" los expedientes a la espera de que concluyan los procedimientos judiciales abiertos, una forma de "evitar que prescriban a los seis meses". Los responsables de su tramitación deberán decidir si los policías siguen apartados del servicio o suspendidos de empleo y sueldo.

El portavoz del Ejecutivo en funciones ha reconocido estar "preocupado" por "la alarma social" que se genere alrededor de "un colectivo de más de 300 personas". "Me duele muchísimo que este tipo de casos puedan suceder dentro de un Cuerpo al que tengo la mayor consideración y respeto", ha destacado.