Dos supervivientes de la tragedia del Tarajal declaran que la Guardia Civil disparó pelotas de goma y botes de humo

Acto en recuerdo de las víctimas del Tarajal en el Templo de Debod en Madrid
EUROPA PRESS - Archivo
Publicado 04/04/2019 14:51:24CET

CEUTA, 4 Abr. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado de Instrucción número 6 de Ceuta que desde hace más de cinco años dirige las diligencias abiertas para intentar esclarecer las circunstancias de la muerte ahogados de al menos 14 varones de origen subsahariano la madrugada del 6 de febrero de 2014 cuando intentaban acceder a territorio español bordeando el espigón marítimo fronterizo del Tarajal ha tomado declaración como testigos a los dos primeros migrantes supervivientes que escucha.

Se trata de una mujer y un hombre, que han aseverado que los guardias civiles les dispararon pelotas de goma y botes de humo cuando se encontraban en el agua.

Según han explicado fuentes judiciales conocedoras del contenido de sus testificales, practicadas en ambos casos por videoconferencia, Liliane A., propuesta como testigo por la asociación Observatorio des Drets Humans (DRETS), ha asegurado que vio a efectivos de la Benemérita disparar no solo desde las rocas del espigón sino también desde una torre anexa tanto pelotas de goma como botes de humo sobre los indocumentados que intentaban llegar a Ceuta.

La mujer ha explicado que llegó hasta la línea de costa con un chaleco salvavidas artesanal fabricado con botellas vacías de agua y que, al adentrarse en el mar, varios migrantes le instaron a salir de nuevo porque la Guardia Civil había colocado una embarcación como barrera. En un determinado momento "perdió la consciencia" y la recuperó de vuelta en la orilla marroquí, por lo que ha reconocido no saber si algún compañero llegó a la playa española o no.

Este lunes, Hervé K., propuesto por la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), ha declarado desde Madrid que aquella noche "unos quinientos" indocumentados residentes en los bosques próximos a Ceuta decidieron intentar acceder a la ciudad autónoma por la vía marítima en lugar de saltando las vallas.

En grupos de alrededor de una docena de personas "para evitar a la Policía marroquí" se aproximaron hasta el vallado perimetral, donde emprendieron la carrera hacia la playa. Allí se arrojaron al agua y recibieron el lanzamiento, según su testifical, de "cartuchos rojos" y algo así como "botes de humo o gases" que "desconcertaron" a los migrantes. De acuerdo con su testimonio "dos embarcaciones" del Instituto Armado se dispusieron en el agua para impedir su avance.

Las Diligencias Previas 123/2014, que en febrero fueron declaradas causa compleja para disponer de 18 meses más de instrucción tras dos sobreseimientos derogados por la Audiencia Provincial de Cádiz, no incluían hasta ahora ningún testimonio directo más que el de los guardias civiles investigados por presuntos delitos de homicidio, lesiones y prevaricación.

UNA TESTIFICAL PENDIENTE

También incorporan las grabaciones de los sucesos de aquella madrugada y distintas pruebas periciales y el juzgado ha pedido al menos en tres ocasiones a Marruecos que le remita las autopsias practicadas a los cadáveres recuperados en su territorio, solicitudes que ni siquiera han tenido respuesta y que el magistrado de enlace español en el Reino alauita ha dado por hecho que nunca darán fruto.

Actualmente queda una sola diligencia programada por practicar, la toma de declaración a otro superviviente que reside en Alemania. CEAR está intentado encontrar en Madrid a uno más que ha sido entrevistado en un medio de comunicación recientemente.

Antes incluso de escuchar a estos dos últimos testigos, la acusación particular ya creía que "de lo actuado y de los distintos informes que constan se desprende que el 6 de febrero de 2014 los agentes del operativo desplegado dispararon contra las personas que se encontraban en el mar material antidisturbios y resulta indiciariamente acreditado que a consecuencia de ello fallecieron al menos 14 personas, resultando otras tantas lesionadas y 23 ciudadanos extranjeros entregados a las autoridades marroquíes al margen de cualquier procedimiento legal".

Contador

Para leer más