26 de febrero de 2020
 
Publicado 06/05/2015 18:30:20CET

Un estudio rechaza que la muerte de trabajadores de un centro de salud tenga relación con el amianto

Tras la denuncia de trabajadores y familiares por la muerte de trece empleados por cáncer en los últimos treinta años

   MELILLA, 6 May. (EUROPA PRESS) -

   El Instituto de Gestión Sanitaria (Ingesa), dependiente del Ministerio de Sanidad, ha asegurado que el análisis del centro de salud de Polavieja de Melilla ha dado como resultado que "está por debajo del límite de riesgo por efecto del amianto y otros elementos cancerígenos", después que trabajadores y familiares hayan denunciado la muerte de trece empleados por cáncer en los últimos treinta años.

   Uno de los familiares, incluso, ha denunciado el fallecimiento de una auxiliar administrativo el pasado mes de abril que achaca a la presencia de este producto de construcción existente en el tejado del edificio. Un portavoz de Ingesa ha subrayado que "no se identifica ninguna situación de exposición a sustancias perniciosas que supere los límites establecidos en los lugares de trabajo, según los parámetros establecidos en los reales decretos vigentes", según la conclusión del laboratorio Himalaya S.L. de Málaga, empresa de control de la seguridad ambiental, en su análisis del edificio del centro de salud Polavieja.

   El organismo sanitario ha indicado que a raíz del interés por parte de trabajadores y representantes sindicales acerca de la seguridad ambiental en este centro, respecto a la presencia de amianto u otros elementos nocivos para la salud en el edificio, el Ingesa encargó esta consultoría externa e independiente de sus instalaciones.

   Los controles realizados han sido: Análisis ambiental/concentración en aire de fibras de amianto; niveles de exposición a productos químicos cancerígenos; niveles de exposición a radiaciones ionizantes; niveles de exposición a radiaciones electromagnéticas y análisis de bioseguridad ambiental (patógenos ambientales).

   Así, según los parámetros evaluados, el portavoz de Ingesa ha indicado que "se puede concluir que no se identifica ninguna situación de exposición que supere los límites establecidos en los lugares de trabajo, según los reales decretos vigentes en la actualidad".

MÁS CONTROLES

   En el caso específico del amianto, ha recalcado el portavoz sanitario, "han arrojado niveles por debajo del límite de detección de los muestreadores utilizados".

   Esta información conocida este miércoles, además, se pondrá a disposición de especialistas en epidemiología de la Comunidad de Madrid que van a colaborar en un estudio sobre la relación causa-efecto sobre los casos de cáncer de detectados.

   La Dirección Territorial del Ingesa ha querido aprovechar la ocasión para recordar también que está prevista la reforma integral del citado centro de salud "con el objetivo de que, tras su rehabilitación y modernización, sirva para que se preste la atención sanitaria adecuada a la ciudadanía melillense".

   Por último, el portavoz ha vuelto a enviar un mensaje de tranquilidad a la plantilla y a los usuarios de ese centro en el sentido de que, en esos momentos, "de la información existente de los casos y del conocimiento sobre los efectos nocivos del amianto" no se podía deducir una relación causa-efecto directa del amianto con los fallecimientos producidos entre el personal del centro sanitario en las tres últimas décadas.