Fiscalía de Ceuta pide acusar también de elaboración de pornografía con menores a un exdocente acusado de cuatro delitos

Publicado 28/12/2018 13:35:16CET

CEUTA, 28 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Fiscalía de Ceuta ha recurrido el auto de procedimiento abreviado que imputó a un exprofesor cuatro presuntos delitos de tenencia de pornografía infantil; corrupción de menores; abuso y agresión sexual a jóvenes con menos de 16 años; e inducción a la prostitución de menores. El Ministerio Público considera que el docente, con décadas de trayectoria profesional, también debe poder ser acusado de elaboración de material pornográfico usando a menores de 16 años.

En su recurso, a cuyo contenido ha tenido acceso Europa Press, la acusación pública destaca que "de las actuaciones practicadas se deduce no sólo la existencia de los hechos y tipos penales recogidos en el auto de procedimiento abreviado impugnado sino que además existen indicios racionales de la elaboración por el investigado de parte del material gráfico incautado, hechos que tienen relevancia penal y han de recogerse igualmente en el auto recurrido".

En su auto, la titular del Juzgado de Instrucción número 6 de Ceuta vio "indiciariamente" constatado que el profesor, cuya identidad responde a las iniciales A.D.B., contactó con alumnos cuando estos eran menores de edad y por distintos canales (presencialmente, on-line o por teléfono) con el fin de "pedir y obtener" fotos de los mismos "desnudos" y a veces en poses eróticas que fue acumulando con el paso del tiempo "para su utilización personal".

El profesor del colegio San Agustín fue detenido a mediados de noviembre de 2017 tras ser denunciado ante la Guardia Civil por la familia de uno de sus alumnos. En enero el centro en el que trabajaba le apartó de su empleo en base a una orden de alejamiento de la instructora de la causa.

El investigado presuntamente promovió "activamente" el "desarrollo precoz y tendencial de la vida sexual de los menores" hasta con "indicaciones" que fueron "notoriamente" más allá de lo que hubiese sido admisible en "su condición de profesor".

Además, según la instructora, pudo realizar "actos concretos de abuso sexual con menores" siendo el eventual consentimiento de los mismos "irrelevante jurídicamente" y que incluso reclamó y logró "actos sexuales reales y/o virtuales mediante contraprestación, bien en metálico, bien en especie (regalos costosos de diversa índole)".

La jueza llegó a esa narración de hechos tras analizar pruebas como las "fotografías de las víctimas halladas en sus dispositivos electrónicos incautados en el registro domiciliario, conversaciones a través de WhatsApp con las víctimas halladas en su teléfono móvil, declaraciones efectuadas y otras diligencias".

La magistrada refirió sobre las testificales de algunas supuestas víctimas que "presentan graves problemas de credibilidad por cuanto el investigado ha actuado respecto de las mismas en actitud de seducción, prevaliéndose de la superioridad dimanante de su condición de docente".

La Fiscalía estima ahora que de las conversaciones obrantes en las actuaciones; del "contexto de las fotografías tomadas a los menores, el móvil y cámara con los que fue elaborado parte del material gráfico intervenido al investigado"; y, "sobre todo, de las grabaciones efectuadas", se desprende que "la persona que realizó parte de las fotos y grabaciones de índole sexual o pornográfico a los menores de edad fue el propio acusado, incurriendo en el tipo penal de elaboración de material pornográfico usando a menores de 16 años".

Contador