28 de marzo de 2020
 
Actualizado 18/02/2020 10:46:00 CET

Ceuta pedirá a Interior que exija visado consular a los marroquíes para entrar en la ciudad

El ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, visita la frontera de El Tarajal y recorre el perímetro fronterizo entre Ceuta y Marruecos.
El ministro del Interior, Fernando Grande Marlaska, visita la frontera de El Tarajal y recorre el perímetro fronterizo entre Ceuta y Marruecos. - Europa Press - Archivo

CEUTA, 18 Feb. (EUROPA PRESS) -

El Gobierno de Ceuta que preside Juan Vivas (PP) está preparando una batería de medidas para "responder a la presión que la ciudad está sufriendo desde Marruecos" que incluirá una petición expresa al Ejecutivo central para que "equipare" la frontera del Tarajal "al resto de las de la UE" con la eliminación de la excepción que, en el Tratado de Schengen, permite la entrada de ciudadanos del país vecino residentes en la provincia de Tetuán, alrededor de un millón de personas, sin necesidad de un visado consular.

Según ha avanzado el líder del Gobierno autonómico, de esta forma "la presión migratoria que soporta Ceuta se aliviaría considerablemente". "Queremos una frontera moderna, segura, bien equipada y que funcione como tal, es decir, como cualquier otra frontera de la UE", ha especificado Vivas veinticinco años después de la entrada en vigor del tratado, que mantuvo los controles documentales y aduaneros sobre personas y mercancías en el puerto para embarcar hacia Algeciras y un "régimen específico de exención de visado en materia de pequeño tráfico fronterizo entre Ceuta y Melilla y las provincias marroquíes de Tetuán y Nador".

Los últimos informes oficiales elaborados por la Administración local apuntan que Ceuta recibe cada día un volumen de personas "equivalente al 22% de la población local [unos 85.000 habitantes]". "Más de 8.500" entran "a realizar actividades con impacto en la economía de Ceuta, la mayoría de ellas sin contrato" y su pérdida "encarecería el coste de la vida en la ciudad autónoma".

La intención de Vivas es "sustituir la mano de obra transfronteriza por ciudadanos residentes en Ceuta que se encuentren en situación de desempleo" aplicando "de manera estricta" la normativa sobre contratación laboral para trabajadores transfronterizos "y que tampoco haya excepciones a la norma general" como las que actualmente facilita la contratación de mujeres marroquíes como empleadas de hogar, que ha propiciado la afiliación a la Seguridad Social de más de 2.000.

La propuesta también contemplará "la elaboración de un plan de contingencia con financiación del Estado para las empresas y trabajadores que se hayan visto afectadas de lleno por la actual situación de bloqueo, especialmente las del sector comercial, "que ha sido y es un pilar fundamental de nuestra economía", así como "una rebaja sustancial con el respaldo o consentimiento del Gobierno de la Nación de la carga tributaria que, en el IPSI a la Importación [el equivalente al IVA a tipos máximos del 10%], soporta el comercio".

Para Vivas es una iniciativa que, de consumarse, "hará que las empresas locales sean más competitivas, fidelizará la demanda interna y podría atraer la de la península con otra medida audaz como la de abaratar aún más el precio del billete de barco para los no residentes que viajan a Ceuta los fines de semana", que actualmente asciende subvencionado a 16 euros ida y vuelta.

El presidente de la Ciudad ha asegurado que su lista de reivindicaciones "no irá contra nadie y sí a favor de Ceuta y del porvenir de todos". La propuesta será sometida antes de remitirse al Gobierno de Pedro Sánchez al análisis "para su enriquecimiento" de los agentes socioeconómicos y las fuerzas políticas locales "con el objetivo de lograr el mayor consenso posible".

"Vamos a salir adelante, estoy convencido, porque somos un gran pueblo que siempre ha sabido adaptarse a los cambios con una máxima: nuestra inquebrantable voluntad de servir a España", ha aseverado Vivas.

Para leer más