Actualizado 31/07/2018 18:06 CET

La Guardia Civil revisa las grabaciones del "salto más violento" a Ceuta por si pudiera querellarse contra los migrantes

El director general de la Guardia Civil, Félix Azón
EUROPA PRESS

CEUTA, 31 Jul. (EUROPA PRESS) -

El director general de la Guardia Civil, Félix Azón, ha asegurado este martes junto al perímetro fronterizo de Ceuta que "se están revisando" las grabaciones de la entrada en grupo que 602 migrantes indocumentados de origen subsahariano completaron con éxito el jueves de la semana pasada, en lo que ha descrito como "el asalto, el salto, más violento que recordamos de los que hemos visto siempre" sobre las fronteras terrestres de España en África.

"Estamos analizando lo que ha ocurrido, viendo las consecuencias operativas que va a tener para el futuro y trabajando para proteger lo máximo posible la frontera y a quienes la defienden con proporcionalidad y sin que suponga hechos irreversibles para quienes están en una situación que seguramente tampoco les resulta agradable", ha resumido.

Preguntado por si la Administración va a "querellarse" contra los migrantes, Azón ha advertido en declaraciones a los medios que "mi trabajo es asegurar que la Guardia Civil tenga todos los medios posibles y el personal suficiente para defender la frontera e impedir que haya entradas ilegales". "¿Contra quién la pongo, si no sabemos ni cómo se llaman? Si supiéramos quiénes son y de dónde vienen se activarían mecanismos que están dentro de la ley", ha añadido.

El ex magistrado, que ha viajado a la ciudad autónoma junto a varios subdirectores generales del Instituto Armado, se ha confesado "muy preocupado" por los hechos del pasado jueves aunque "la buena evolución de los heridos nos tranquiliza un poco". Desde su punto de vista el último salto "se convirtió en un momento determinado a los guardias que estaban intentando cumplir con su obligación".

Azón ha asegurado que la Guardia Civil va a hacer "todo lo que se pueda" para "dotar de los medios personales y materiales necesarios para cumplir nuestra obligación: intentar que no entre nadie ilegalmente en territorio español, defender la frontera". "Estamos analizando el problema y la disponibilidad que tenemos y vamos a traer todos los que podamos pero, aunque no me gusta, tengo que decir", ha recordado, "que durante los últimos años se perdieron 10.000 efectivos por las medidas de la crisis y nadie puede pretender que en una semana o un año se repongan".

Por su parte, la delegada del Gobierno en Ceuta, Salvadora Mateos, ha asegurado que "no podemos consentir que se hable de efecto llamada cuando la llegada de migrantes ha ido en aumento desde 2013 y en 2017 recibimos un 170 por ciento más que el ejercicio anterior". "Con el 'Aquarius' lo que se hizo fue salvar vidas pero los inmigrantes han aumentado y van a seguir aumentando, como estaba previsto", ha distinguido antes de incidir en que "no se puede culpar al nuevo Gobierno, que lleva dos meses y que tiene que poner todos los medios posibles para que no haya más asaltos de la gravedad del que hemos tenido".

Con respecto a la posible retirada de los alambres con cuchillas --concertinas-- del doble vallado fronterizo, el director general ha matizado que "el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, dijo que se trata de analizar si hay otros medios menos lesivos que puedan permitir mejorar la situación" y ha deseado que la utilización de la "violencia" contra las Fuerzas de Seguridad "no se convierta en un nuevo 'modus operandi' de quien pretende entrar en España".

Para leer más