Miles de personas se agolpan ante la parte marroquí de la frontera de Ceuta al endurecerse los requisitos de entrada

Colas en accesos en la parte marroquí de la frontera del Tarajal, en Ceuta
EUROPA PRESS
Publicado 04/12/2018 13:22:18CET

CEUTA, 4 Dic. (EUROPA PRESS) -

Alrededor de 3.000 personas, según las estimaciones de la Delegación del Gobierno en Ceuta, se han acumulado a última hora de la mañana de este martes ante la parte marroquí de la frontera del Tarajal, en la que las Fuerzas de Seguridad españolas aplican desde este lunes criterios más estrictos para permitir la entrada en la ciudad autónoma, vetada a quienes no porten permisos de trabajo o residencia en la localidad española.

Según han informado fuentes de la Delegación Europa Press, el objetivo de este filtrado más exhaustivo de las personas que pretenden acceder a Ceuta por el paso fronterizo ordinario y no por el 'Tarajal II', reservado para el tránsito peatonal de los marroquíes que se dedican al porteo de mercancías y solo entran en territorio español para recoger fardos que posteriormente llevan al Reino alauita, es evitar las avalanchas que cientos de personas protagonizan casi a diario para superar los controles policiales y forzar su paso al país vecino con productos que las autoridades aduaneras marroquíes no aceptan en esta suerte de 'comercio atípico' consentido como economía de subsistencia.

Durante este martes ha entrado en Ceuta por el 'Tarajal II' un total de 2.455 porteadores varones --las mujeres tienen reservados para esta actividad los lunes y miércoles y los hombres, los martes y jueves-- pero cientos de personas, sobre todo mujeres, han sido rechazadas en la frontera ordinaria por los agentes de la Policía Nacional al no poder acreditar permiso de trabajo o residencia en la ciudad española.

El conflicto, con protestas y sentadas incluidas en el lado marroquí de la frontera, ha ralentizado también el ritmo de paso de vehículos a Ceuta, a la que entran cada día unos mil automóviles marroquíes con el mismo propósito de cargar todo tipo de mercancías para regresar con ellas al Reino alauita pese a la inexistencia de una aduana comercial en el Tarajal.

Los marroquíes residentes en la provincia de Tetuán, que se cifran en un millón de personas, no necesitan visado para entrar en Ceuta, aunque no pueden cruzar el Estrecho, exactamente igual que los empadronados en la región de Nador en Melilla, gracias a la excepción recogida para ambas poblaciones en el Tratado de Schengen, texto que el anterior Gobierno central aseguró que intentaría modificar.

Contador