El PSOE pide la retirada del escudo franquista que preside la Oficina de Atención al Ciudadano de Melilla

Actualizado 09/06/2013 14:46:17 CET

MELILLA, 9 Jun. (EUROPA PRESS) -

El Grupo Parlamentario Socialista en la Asamblea de Melilla ha presentado una moción para la retirada del escudo franquista y preconstitucional que preside la fachada del antiguo Palacio de Justicia y en la que actualmente está ubicada la Oficina de Información y Atención al Ciudadano.

Los socialistas han trasladado así esta petición al Gobierno de la Ciudad Autónoma, en manos del Partido Popular (PP), en el marco de la remodelación y rehabilitación de dicho edificio al que se va a proceder.

"Entendemos que, en la medida que se van a llevar obras a cabo en dicha fachada se debe aprovechar esta coyuntura para eliminar un símbolo de una etapa antidemocrática", han señalado desde esta formación socialista en un comunicado de prensa.

El PSOE ha subrayado que hace más de 30 años que los españoles "emprendimos el camino de la normalización democrática y que la serenidad que nos ha proporcionado estas décadas de democracia ha servido para que hayamos aprobado en las Cortes una Ley de Memoria Histórica que obliga a ayuntamientos y demás administraciones públicas a retirar símbolos franquistas y las manifestaciones de ensalzamiento de dictaduras contrarias a los valores que defiende nuestra Constitución".

Los socialistas han dicho que lamentan que Melilla "ostente el dudoso honor de poseer en sus calles numerosos símbolos que enaltecen la etapa más oscura de nuestra historia. Uno de los más llamativos, -agregan-, es precisamente es escudo franquista que preside la fachada de la Oficina de Información y Atención al Ciudadano".

"Las sociedades democráticas europeas no ensalzan en sus calles etapas antidemocráticas y Melilla debe dejar de ser una excepción", argumentaron desde el seno del PSOE.

En este sentido el Grupo Parlamentario Socialista en la Asamblea melillense, ha mostrado su deseo de que desde el Gobierno de la Ciudad Autónoma "no se siga haciendo oídos sordos a esta ley y que empiecen a dar respuesta a las peticiones de aplicación d la Ley y la sustitución de símbolos antidemocráticos por otros acordes a nuestra realidad constitucional".

"Durante más de 30 años, los gobiernos del país, de las comunidades autónomas y las administraciones locales han contribuido a mejorar la calidad de vida y el bienestar de los ciudadanos y a avanzar en la consolidación de valores democráticos en los que todos nos identificamos, como el diálogo, la participación o la tolerancia, en definitiva los valores democráticos", argumentaron.

Por ello, desde el PSOE hicieron hincapié en que "ya es hora de que Melilla deje de ser la excepción y empiece la aplicación de la ley y deje de rendir homenaje a símbolos contrarios a los valores de la democracia y la Constitución".