Actualizado 26/09/2015 20:08 CET

Rescatado un hombre herido grave en Melilla en las rocas del puerto

Traslado de persona herida en Melilla
Foto: EUROPA PRESS/GUARDIA CIVIL

Es la zona usada habitualmente por aquellos que pretenden ir de polizones en los barcos que unen la ciudad con Andalucía

   MELILLA, 26 Sep. (EUROPA PRESS) -

   La Guardia Civil ha auxiliado y rescatado en Melilla a un marroquí de 25 años gravemente herido que había caído desde una altura de unos diez metros entre las rocas de las escolleras del puerto, en una zona usada habitualmente por aquellos que pretenden ir de polizones en los barcos que unen la ciudad española del Norte de África con Málaga, Almería o Motril (Granada). En la operación de rescate tres agentes han resultado heridos debido al mal estado de la mar.

   Según ha informado este sábado a Europa Press un portavoz de la Comandancia, los hechos se inician sobre las 20,30 horas del viernes cuando el servicio de impermeabilización fronteriza de la Comandancia, situado en la zona del Faro de Melilla, se apercibe de unos gritos de auxilio procedentes de las escolleras del puerto, trasladándose al lugar varias patrullas por tierra y también el Equipo GEAS por el mar, para tratar de localizar el lugar de donde procedían y evaluar la situación habida.

   De esta forma localizaron más tarde, ya de noche y realizada la búsqueda con linternas y focos, "una mano entre las rocas" que advierte a los agentes actuantes desde dónde procedía el auxilio requerido.

   El portavoz policial ha explicado que allí encuentran a una persona herida, semiconsciente, con heridas y cortes en varias partes de su cuerpo, entre ellas el rostro y una lesión importante en su pierna izquierda de la que se aquejaba de fuertes dolores y que a simple vista se presumía partida, la cual fue auxiliada con primeros auxilios y envuelta en manta térmica hasta la llegada de refuerzos para proceder a su evacuación, ya que comenzaba a tener temblores y convulsiones.

TRES GUARDIAS HERIDOS

   Al lugar acudieron requeridos los Servicios de Bomberos y Médicos del 061, que junto a los guardias civiles actuantes, decidieron la evacuación por mar, ante la imposibilidad de hacerlo por tierra, pese al traslado de una grúa. Para ello utilizaron dos embarcaciones del GEAS, que igualmente tuvieron serias dificultades y riesgo en el acercamiento hasta las rocas por el mal estado de la mar.

   El portavoz ha detallado que el rescate se llevó a cabo haciendo una cadena humana entre todos, y duró más de una hora, despojándose los actuantes del armamento, transmisiones y otros efectos sensibles y colocándose chalecos salvavidas y cascos protectores, para así, trasladar la camilla con la persona herida hasta la embarcación.

   La operación resultó muy complicada, como demuestra el hecho de que la acción provocó la caída de un guardia civil al mar, y con el resultado final de tres guardias civiles heridos, dos GEAS y uno de Seguridad Ciudadana, con lesiones producidas por cortes, magulladuras  y golpes contra las rocas, en principio, leves todos ellos, salvo complicaciones.

   La persona rescatada es un varón, de origen magrebí, de 25 años de edad, que "al parecer había caído de una altura entre cinco y diez metros de altura", al perder el equilibrio andando entre las rocas, golpeándose contra las mismas y quedar allí enclaustrado a merced del oleaje.

   El portavoz ha asegurado que cuando la Guardia Civil localizó a esta persona "podría llevar allí más de una hora", y la buena coordinación de todos los operadores que han intervenido en el rescate "han coadyuvado a evitar posiblemente un fatal desenlace si finalmente hubiese quedado inconsciente durante la noche, dado el mal estado que presentaba y el lugar donde se encontraba".

   Tras el traslado al Hospital Comarcal de la persona asistida, los servicios médicos le han diagnosticado doble factura de tibia y peroné y ha quedado ingresado para su intervención médica.

Para leer más