Trasmediterránea niega la versión del PP y justifica la salida del Milenium Tres a las previsiones del tiempo

Actualizado 28/08/2007 18:59:32 CET

MELILLA, 28 Ago. (EUROPA PRESS) -

La compañía Acciona-Trasmediterránea ha salido al paso de la polémica suscitada en las últimas horas por la salida frustrada del fast ferry Milenium Tres, que el pasado domingo salió del Puerto de Melilla a las 7.30 horas pese al fuerte temporal de levante que azotaba al Mar del Alborán, lo que le obligó a darse la vuelta poco después para regresar a la ciudad autónoma.

Según la naviera, la suspensión del trayecto del Milenium Tres con destino a Almería "se debió única y exclusivamente a la decisión del capitán del buque", negando así la versión ofrecida esta mañana por el presidente del PP de Melilla, Arturo Esteban, quien acusó al delegado del Gobierno, José Fernández Chacón, de "obligar o presionar presuntamente" al capitán del fast ferry para resolver la crisis generada en el Puerto con la Operación Paso del Estrecho y la suspensión del servicio marítimo.

En el comunicado remitido por Acciona-Trasmediterránea, la compañía subrayó que con la decisión de realizar el trayecto hacia Almería, el capitán pretendía "cumplir con las frecuencias y horarios establecidos por la compañía y así prestar un buen servicio a los más de 700 pasajeros y 190 vehículos que esperaban para viajar a la península".

La compañía también matizó que la decisión de que saliera el Milenium Tres vino determinada por una mejora de la previsión facilitada por el Instituto Nacional de Meteorología con la que contaba el capitán. Según este parte, "las condiciones de la mar estaban pasando del nivel 5 al 3, decreciendo a moderado".

Sin embargo, "a las 8.00 horas, media hora después de la partida del buque, y en vista de que las condiciones meteorológicas no eran las aceptables para seguir la navegación, el capitán decidió volver al Puerto y suspender el viaje", informó Acciona-Trasmediterránea. Sobre esta cuestión, el presidente popular afirmó esta mañana que el buque se encontró a la altura del cabo Tres Forcas "con olas de cinco metros y de frecuencia siete", lo que provocó que el buque "estuviera a punto de causar un grave accidente y estrellarse" contra las rocas.