Publicado 23/01/2022 17:41

Croquetas precocinadas: 5 aspectos a tener en cuenta en los etiquetados para que no nos timen

Archivo - Las croquetas son uno de los platos más populares de nuestra gastronomía
Archivo - Las croquetas son uno de los platos más populares de nuestra gastronomía - CONTACTO PHOTO - Archivo

   MADRID, 23 Ene. (CHANCE) -

No es ningún secreto. Las croquetas son un bocado que no deja indiferente a nadie y pocos son los restaurantes que no las incluyen en su carta. Somos croqueteros. De hecho, según el último informe presentado por Oído Cocina Gourmet -principal distribuidor y proveedor de croquetas gourmet a particulares y al sector Horeca en Madrid- cada español consume una media de 151 croquetas al año.

Pero, ¿dónde las comemos? La situación ha cambiado en los últimos años y cada vez comemos más en casa. Tanto es así, que una encuesta realizada por la consultora Kantar sobre cómo han cambiado los consumidores su forma de alimentarse asegura que antes de la llegada de la pandemia, los españoles comían de media 5,4 veces fuera de casa a la semana mientras que ahora esta se sitúa en 3. Sin embargo, preparar croquetas en casa no es tarea fácil y se necesita de experiencia y tiempo. Es en este momento donde entra en juego la conocida como quinta gama: platos listos para consumir. De acuerdo con el último informe presentado por la Asociación Española de Fabricantes de Platos Preparados (Asefapre), el consumo de croquetas precocinadas creció un 9,4% durante 2020.

Aunque lo más recomendable es que las cestas de la compra se compongan en su mayoría de productos frescos y sin procesar, muchas veces los horarios de trabajo y las prisas nos hacen optar por productos precocinados que nos ahorran tiempo y, a veces, dinero. Para poder hacer una compra lo más saludable posible y apostar por una alimentación sana es importante tener en cuenta el etiquetado de los alimentos, pero no siempre es fácil entender lo que pone.

“Muchas veces el etiquetado puede dar lugar a confusiones, no solo por los textos, sino porque como consumidores no sabemos a qué debemos prestar más atención o qué es bueno o malo para nuestra salud. Saber interpretarlo es crucial para llevar a cabo una dieta equilibrada” declara Cristina Comenge, chef y cofundadora de Oído Cocina Gourmet. Por ello, desde Oído Cocina Gourmet nos dan 5 claves a tener en cuenta en el etiquetado de los productos para que no nos timen:

1. Si es breve, dos veces bueno. Los textos extensos suelen ser un indicativo de que el producto que estamos comprando tiene más cosas de las necesarias. Lo ideal es que en el etiquetado no aparezca un sinfín de ingredientes y palabras que no se entiendan, ya que eso podría significar que contiene un gran número de químicos y aditivos que no son beneficiosos para la salud.

2. El orden de los factores sí altera el resultado. Quizás no es sabido por todo el mundo, pero la disposición de los ingredientes en la etiqueta crea un orden de mayor a menor indicando la cantidad y la presencia de cada uno dentro del producto. En el caso de las croquetas, el primer ingrediente debería ser el producto lácteo, que es la base de toda bechamel.

3. Grasa buena y grasa mala. La palabra grasa parece que siempre lleva consigo la connotación negativa, pero hay grasas realmente buenas y necesarias para el organismo. El aceite de oliva es bastante nutritivo y además contiene pequeñas cantidades de vitaminas E y K, así como numerosos ácidos grasos beneficiosos. Lo importante es intentar evitar los aceites refinados, el aceite de palma y las grasas trans.

4. Jugando al despiste. El azúcar está presente en todos los alimentos, es necesario y es fuente principal de energía, pero ¿cuánto azúcar añadido estamos consumiendo? Sacarosa, dextrosa, fructosa… son el camuflaje perfecto para despistar al consumidor y añadir azúcar en forma de sinónimo. Según la OMS, la dosis de azúcar diaria recomendada es de 25 gramos al día, lo que equivale al 5% de la ingesta calórica, por lo que es importante prestar atención y saber qué estamos comprando.

5. Contar calorías no se traduce en salud. Cada vez nos preocupamos más por lo que comemos y por las calorías que ingerimos, pero poco tienen que decir sobre la calidad del producto que estamos consumiendo. ¡Presta atención! No siempre un valor reducido se traduce como saludable. Normalmente, el número de calorías que aporta viene indicado por ración o por cada 100 gramos del producto. El secreto está en el valor nutricional de los alimentos.

Más información