Actualizado 14/01/2016 09:39 CET

Ana Obregón: “Ahora mismo no soy feliz. Cero feliz”

ANA OBREGÓN
ANA OBREGÓN EN 'EN LA TUYA O EN LA MÍA'/RTVE

MADRID, 14 Ene. (CHANCE) -

Ana Obregón ha abierto las puertas de su casa a Bertín Osborne para recibir al programa En la tuya o en la mía. Una entrevista donde ha confesado detalles hasta ahora desconocidos de su vida.

Una de las cosas que quiso mostrar Ana fue su título de licenciada en Biología para demostrar, de una vez por todas, que es cierto que terminase la carrera que comenzó cuando tenía dieciocho años, y tampoco perdió la oportunidad de desmentir el famoso incidente vivido a bordo de un avión y que tenía como protagonista a sus pechos.

Además, Ana confesó que la sitación actual que vive no es del todo feliz, “ahora mismo no soy feliz. Cero feliz”. Todo desde que su madre sufrió un derrame cerebral la familia se ha convertido en una auténtica piña para estar a su lado. Su padre, que con 86 años no deja de trabajar, ha sido el que más entereza ha mostrado según sus propias palabras. Él mismo le pidió que encaminase su futuro por las ciencias y no por el mundo del espectáculo, pero ella quería ser artista así que decidió hacer las maletas y mudarse a Nueva York.

Dos años estudiando interpretación en la Gran Manzana que ella los recuerda como los mejores de su vida: "Nueva York fue la mejor experiencia de mi vida". Lavando platos en una pizzería sobrevivía, pero mientras se codeaba con importantes rostros de Hollywood como Robert de Niro; del que desveló que guarda su Oscar sobre el inodoro: "Yo no lo tendría ahí, lo pondría en la entrada de mi casa, no en el baño".

Además, Ana contó el detalle que pudo desterrarla de todas las películas de Steven Spielberg: su paella. Como ella misma contó, no tiene mucha mano en la cocina así que esa paella no fue una buena carta de presentación: "Soy capaz de hacer un huevo frito y que me salga lo rojo por alrededor y lo blanco en medio".

"EN ESTADOS UNIDOS ENTRARON EN MI CASA A ROBAR Y ME ATARON A UNA SILLA. FUE UNA EXPERIENCIA HORRIBLE"

Pero no todo fueron risas y diversión en Estados Unidos, Ana tuvo que hacer frente a un robo en su propia casa que la dejó muy tocada: "En Estados Unidos entraron en mi casa a robar y me ataron a una silla. Fue una experiencia horrible".

Después de este suceso hizo las maletas y se marchó a vivir a casa de Julio Iglesias donde los pequeños Enrique y Julio José la vieron como un auténtico mito erótico.

FERNANDO MARTÍN, EL GRAN AMOR DE SU VIDA

El momento de regresar a nuestro país llegó cuando conoció al jugador de baloncesto Fernando Martín: "No cambiaría los cuatro años en España con Fernando por haber seguido mi carrera en Estados Unidos".

"Fernando [Martín] era maravilloso. Era buena gente, callado, observador. Sería imposible reemplazarlo", y continuó explicando: "Se fue sin saber que yo seguía enamorada de él".

Sobre su affaire con Alberto de Mónaco confesó que "tuvimos ahí un tema". Una de las anécdotas más curiosas que vivió en el pequeño Principado fue la que le sucedió en el momento del baile, cuando Rainiero le pidió que lo abriese junto a su hijo. Algo difícil cuando Ana le mostró a Alberto que se había equivocado en la maleta y llevaba puesto dos zapatos negros debajo de su elegante vestido pero uno era plano y otro con tacón, algo que le causó mucha gracia al actual Príncipe de Mónaco y que no impidió, finalmente, que iniciasen el baile.   

Pero del que más tiempo se detuvo a hablar fue del padre de su hijo Alejandro, Alessandro Lequio: "Fue Antonia Dell'Atte quien me lo presentó". Su relación se terminó por que como ella misma explica: "Tengo un gran amigo. Pero Alessandro como marido era imposible", además recuerda los momentos más duros de su historia de amor: "Es muy duro ver en la revista al padre de tu hijo con otra y tener que salir cantando en televisión".

Ahora que ha enterrado el hacha de guerra con Antonia Dell'Atte afirma estar encantada con ella: "Antonia me cae fenomenal. Estoy encantada de haberla recuperado".

Y sobre el encuentro con David Beckham no duda en confirmar el encontronazo con Victoria Beckham: "Beckham es muy simpático. Me llevé una buena bronca de su mujer". ¿Pero cómo surgió todo? "Él me mandaba mensajes al móvil y ella se los pilló", le contaba Ana a Bertín después de no querer desvelar el contenido de esos sms. "También me llamaron de una televisión inglesa para contarlo todo por dos millones de libras".

ANA OBREGÓN, OBJETIVO DE ETA

Entre todos los recuerdos que tiene Ana Obregón, uno especialmente doloroso fue cuando recibió la noticia de ser objetivo de la banda terrorista ETA.

"Tenían una foto dedicada por mí en el zulo donde secuestraron a Ortega Lara", cuenta Ana a Bertín mientras asegura que conocían todos sus movimientos, salidas, rodajes, matrículas de coche...

Una larga lista de detalles que no la hicieron tener miedo para presentar la gala en homenaje a Miguel Ángel Blanco.

Para leer más