Andrea Molina Bosch busca una oportunidad en el mundo del espectáculo

Actualizado 23/07/2019 10:59:01 CET
Andrea Molina en el concierto de Jaime Cullum
Andrea Molina en el concierto de Jaime Cullum - JOSEFINA BLANCO

   MADRID, 23 Jul. (CHANCE) -

Andrea Molina, la hija de Lydia Bosch y Micky Molina, cierra etapa este verano tras haber acabado sus estudios universitarios. La joven de 27 años está deseosa de empezar con nuevos proyectos, de hacer castings para series, películas y todo lo que le venga. Y es que, los genes tiran y ella también quiere ser actriz.

Desde pequeña siente la actuación como su vocación y, ahora, una vez dejado atrás los miedos y las inseguridades, la joven empieza a sentirse cómoda en los castings. Aunque, como bien explica, no le gustan nada las etiquetas y las pocas oportunidades que el mundo de la actuación le da a la gente nueva. Ella no lo es, gracias a sus apellidos, pero tampoco sabe en qué situación la coloca eso en el terreno.

CH: ¿Qué tal?

Andrea Molina: Muy bien.

CH: Los fotógrafos no tienen fin.

AM: No pasa nada, hacen bien su trabajo.

CH: Que contenta se te ve con todo aprobado.

AM: Por fin cierro etapa, que me apetece mucho, para centrarme en lo que me gusta a mí y nada; confiando en que como cierro una etapa, que era dedicada a algo que está bien pero no es lo que me llama más la atención, ahora van a venir cosas maravillosas: proyectos, pelis, series y todo.

CH: Ahora viene lo bueno.

AM: Ahora a disfrutar de lo que me gusta.

CH: ¿Qué vas a hacer en verano?

AM: No paro, me voy a muchos sitios pero no digo dónde me voy.

CH: ¿Con quién?

AM: Con mi familia, con mi pareja, con amigas... de todo.

CH: Y el perro.

AM: Con el perro también, que tenemos que educarle porque es un trasto, no para. Vamos a disfrutar.

ANDREA MOLINA: "HAY QUE DEMOSTRAR QUE TIENES APELLIDOS PERO QUE TIENES TU PROPIA ESENCIA Y TÚ ERES BUENA POR LO QUE ERES, NO POR TUS APELLIDOS"

CH: Has estudiado para formarte y tener una licenciatura pero, ¿sigues queriendo ser actriz?

AM: Sí.

CH: Lo tienes en los genes.

AM: Es vocacional, a veces cuando me entra el bajón digo: "Se acabó, no quiero más", pero es que después vuelvo. Cuando algo es vocacional es imposible dejarlo, es algo que te mueve y que te llama constantemente.

CH: ¿Le pides consejos a tu madre?

AM: Yo intento guiarme por mí, por mi intuición y escuchar la voz que todos tenemos dentro. Una vez que tomo la decisión sí que pido consejos a los míos, pero la decisión está tomada.

CH: Los apellidos Molina Bosch pesan.

AM: Como todo en la vida, te da cosas buenas y cosas malas. Lo que hay que aprender es a asumirlo y a llevarlos con orgullo, a dar el callo cuando hay que dar el callo. Demostrar que tienes apellidos pero que tienes tu propia esencia y tú eres buena por lo que eres, no por tus apellidos.

CH: ¿Cine, series, teatro?

AM: Todo. No pido. Lo único que pido es que me den una oportunidad, que confíen.

CH: ¿Qué tiene Andrea Molina?

AM: Eso, que soy Andrea Molina y que como yo no hay nadie más. Igual que como otra no hay nadie más. Cuando hablo con amigos me dicen: "Ve diciendo lo que vas haciendo", pero yo digo: "Si me quieren a mí, me querrán a mí porque no hay otra como yo". Al final es que confíen, solo pido que confíen y que den oportunidades. A veces entiendo que la gente pone dinero y que quiere recogerlo después pero creo que hay mucho talento en España. Tengo muchísimas amigas y amigos que se dedican a esto, que luchan cada día y que faltan oportunidades a gente nueva. No etiquetar, yo estoy cansada de lo de 'queremos a gente conocida', queremos caras nuevas'. Yo no soy nueva porque tengo apellidos pero, ¿en qué punto estoy yo?

CH: Qué difícil es el momento casting.

AM: A medida que pasa el tiempo es mejor. Cuando creces y coges más confianza en ti misma se hace más llevadero.

CH: Tienes una vena dramática importante, bailas, cantas... eres muy completa.

AM: Bueno canto... más bien entono. Me lo paso bien que es lo importante, hay que disfrutar y dejar de pensar. Yo antes pensaba mucho qué subir a las redes sociales, medía mucho y ahora no. Al final quien te quiera criticar, te va a criticar. Hay que echar un paso para atrás y seguir tu esencia, ser feliz que estamos aquí para eso.

Contador