Publicado 16/03/2020 11:46CET

Carla Barber responde a las acusaciones de no ayudar como médico ante el COVID19

   MADRID, 16 Mar. (CHANCE) -

   Son muchos los ciudadanos que están aportando su grano de arena en la importante lucha contra la propagación del COVID19 y que de una manera u otra están ayudando en esta crisis, como ha sido el ejemplo de la influencer Madame de rosa, que este mismo lunes se ha incorporado al equipo de enfermería del Hospital Universitario La Paz, retomando así la que era su profesión antes de su éxito en redes sociales.

   Sin embargo, no ha pasado lo mismo con Carla Barber. La médico está compartiendo cómo está siendo su día a día encerrada en su casa con motivo del confinamiento obligatorio, y son muchos los seguidores que han criticado con dureza que no ofrezca sus servicios como médico al gobierno ante el agotamiento de los sanitarios de nuestro país.

   Harta de las críticas, Carla ha respondido con una publicación en la que asegura que ya se ha ofrecido pero que por ahora no la necesitan. "Siempre he sido una apasionada de mi profesión. La admiración por mi padre y el poder ayudar a los demás fueron, desde que tuve 16 años, los motivos principales por los que decidí ser médico . El viernes contacté con sanidad para ofrecer mis servicios como médico, fuera donde fuese. Mandé mi CV y quedé a la espera", ha comenzado explicando la médico, que asegura que "Hoy, sin noticias y con mi afán de querer ayudar, escribí a la doctora que llevó mis practicas en Urgencias del hospital de la Paz en Madrid para echar una mano allí. Una mujer a la que siempre admiré y respeté, y sigo haciéndolo".

"Parece que, de momento, no hace falta ayuda. Es muy triste que haya personas que intenten hacer daño al ver que estoy en mi casa y no en algún hospital. Es una pena que tenga que estar escribiendo esto para DEMOSTRARLE algo a alguien cuando mi voluntad de ayudar fue anónima. Me entristece enormemente la maldad que puede llegar a tener la gente. Así que, aquí os dejo mi foto y mi intención de ayudar, aunque no tendría que hacerlo. Ahora es momento de estar UNIDOS", termina la que fue concursante de Supervivientes, zanjando así la polémica y explicando a sus seguidores porque permanece en su casa y no en un hospital, sin descartar que muy pronto tenga que ponerse la bata y la mascarilla.