Dennis Quaid: 'La cocaína entraba en los presupuestos de las películas'

Dennis Quaid En Un Evento En Nueva York
GETTY
Actualizado 12/04/2011 19:27:28 CET

LOS ANGELES, 12 Abr. (EUROPA PRESS) -

No es ningun secreto que a Dennis Quaid, uno de los 'chicos malos' de Hollywood, le perdían las drogas y ha sido adicto a la cocaína, una droga cuyo consumo era habitual en los rodajes, hasta tal punto que en muchas películas, se destinaba parte del presupuesto a conseguirla.

Dennis Quaid ha dejado atrás su pasado marcado por las drogas y comenta que consumir cocaína cuando llegó a Hollywood ha sido uno sus mayores errores. En una reveladora entrevista en 'Newsweek' confiesa que al principio consumía drogas de forma casual, pero que al final entró en una espiral destructiva como consecuencia de su permanencia en Hollywood.

Al principio su vida comenzó a estar salpicada por el desfase y las drogas. "La cocaína solía formar parte de los presupuestos de las películas y apenas se disimulaba. Era un dinero destinado a gastos menores. Se distribuía, básicamente en los rodajes porque todo el mundo lo hacía. La gente hacía tratos. En lugar de tomar un cóctel, te ponías una raya".

"Fue algo muy malicioso, la manera en la que se coló en todo el mundo. Viniendo de donde venía, -de la vida de clase media-baja, desde Houston hasta Hollywood- y el repentino éxito que comenzaba a tener, simplemente no supe cómo manejarlo".

Las horas más bajas para Quaid llegaron en los 80, durante el rodaje de 'Querido Detective'. "Era un desastre. Sólo dormía una hora al día. Tenía la reputación de ser un 'chico malo', y parecía que estaba bien visto, básicamente tenía la cabeza pegada al culo. Me levantaba, esnifaba una raya, y juraba que no iba a hacerlo más en todo el día. Pero a las 4 de la tarde ya estaba liándome, y volvía a meterme en el mismo camino como una pequeña ardilla en una de esas cinta de correr".

El actor finalmente decidió acudir a rehabilitación tras una revelación que tuvo una noche, pero las cosas se volvieron mucho más duras, puesto que sin colocarse fue cuando tuvo hacer frente a su vida de lleno. "En esa época de mi vida -en los 90 cuando se estaba recuperando- me estaba moldeando como persona. Me dio capacidad para adaptarme y mejorar en mi vida. Al final me enseñó humildad".