Domingo Terroba: "He vivido una depresión grande"

Domingo terroba
DOMINGO TERROBA
Actualizado 28/11/2017 7:09:40 CET

   MADRID, 28 Nov. (CHANCE) -

   Oculto en la memoria se ha convertido en la primera novela de Domingo Terroba. Un trhiller psicológico que aborda a través del dramatismo los problemas mentales y el miedo que cada vez sufren más persona, que como su protagonista se convierten en esclavos de las enfermedades mentales.

   Un asunto que Domingo conoce a la perfección en primera persona, tal y como nos reconoce ha sufrido una fuerte depresión, pero con la intención de luchar contra la estigma que acompaña a las enfermedades mentales no solamente habla de ello con total naturalidad sino que lo ha convertido en el tema principal de su primera novela.

   El que se diese a conocer en nuestro país por su relación con la cantante Karina ha regresado a nuestras vidas convertido en un autor de éxito y sin querer saber nada del mundo que forma parte de su pasado, eso sí, reconoce que lo recuerda siempre con una sonrisa.

"Una novela que se lee con rapidez, escrita de una forma muy ágil y sencilla y en la cual se pueden ver reflejadas muchas personas porque la protagonista es una mujer que vive con muchos miedos, lo que le puede pasar a cualquier persona. Es una novela dramática e intensa con un final muy desconcertante" nos reconoce Domingo de su novela después de agotar la primera edición.

   CHANCE: ¿Cómo has acabado en Edimburgo, el escenario de tu libro?

   Domingo Terroba: Llegue a Edimburgo, pero venía de Norteamérica, de vivir en Cánada y en Estados Unidos. He tenido un proceso largo viviendo en distintos países y al final vine aquí por unas vacaciones hace como quince años y aquí me quedé, me enamoró el sitio.

CH: Es una ciudad mágica...

   D.T: Es mágica, la verdad que es una ciudad muy bonita y es cómoda y cultural, muy monumental.

   CH: Además, te ha inspirado tu novela 'Oculto en la memoria'.

   D.T: Sí, aquí fue donde mis inspire y donde la escribí, también en Madrid en la sierra.

   CH: ¿Qué te ha llevado a escribir esta novela?

   D.T: Indagar en la complejidad de la mente. Ese pequeño universo que tenemos encima de los hombros y que dirige el 99% inconscientemente nuestras vidas. Eso ha sido lo principal.

   CH: ¿Cómo estás viviendo tu faceta como escritor?

   D.T: Sorprendido, porque la primera edición se agoto en un par de meses sin apenas promoción y ha sido una sorpresa sin lugar a dudas. Estamos empezando a hacer promoción y bastante feliz de ver que se haya agotado la primera edición y más viviendo fuera de España, que tienes menos alcance.

   CH: ¿Te planteas volver a España para promocionar el libro?

   D.T: Viajo mucho a España y tengo casa en Madrid, donde paso largas temporadas. Pero Edimburgo me inspira mucho para escribir, la ciudad, el clima, la melancolía... me siento muy bien escribiendo aquí y hoy en día se puede promocionar desde cualquier país del mundo.

   CH: Hemos estado muchos años sin saber de ti, ¿Qué has estado haciendo durante este tiempo?

   D.T: No he vuelto, soy un autor desconocido que saca un libro y se intenta abrir puertas y lo que todo el mundo, viviendo, preparándome, estudiando, trabajando y una vida normal y corriente que puede llevar cualquier persona con ideas en la mente y siempre he estado escribiendo y dándole vueltas a la cabeza. Eso ha sido todo hasta que he encontrado la historia y he decidido seguir adelante con ella.

   CH: ¿Por qué esta historia?

   D.T: Pues la mente, haber pasado por procesos mentales complicados, la frustración que se siente cuando caes en una depresión, cuando tienes esos picos que realmente no sabes como manejarte con ellos. Entonces el libro me sirvió de terapia, porque aunque es ficción sí que lleva una base real. El cuadro de síntomas es totalmente real, igual que los procesos mentales por los que pasa Margaret. No han sido los míos tan graves como los de ella por que es ficción pero sí que he vivido momentos complicados mentales.

   CH: La protagonista ha olvidado gran parte de su pasada. ¿Tú lo has olvidado o como vives esa parte de tu pasado que fue más televisiva?

   D.T: No se puede estar rumiando en el pasado, hay que dejarlo ir. El pasado no es sano ni mental ni psíquica mente y siempre ir hacía otras cosas. Mirar el pasado desde unas perspectiva del presente, lo que todos lo queremos matizar con otros colores, eso nos ocurre a todos. No me preocupa el pasado en absoluto y son experiencias.

CH: ¿Te han llevado esas experiencias a escribir este libro?

   D.T: No, para escribir este libro yo me sitúe en la infancia, más concreto en la adolescencia. Las etapas más complicadas en las que se gesta la personalidad. Mi infancia fue difícil por el tema de la homosexualidad, la España de aquellos años, vivir en provincia y fue traumática en ese sentido y de ahí pase una adolescencia aun más complicada y todo se va juntando y es complicado. Pero en mi caso he tenido suerte de escribir siempre, publicar desde muy joven, entonces eso siempre ha sido una terapia, una forma de contar cosas que no sabes contar a la gente.

CH: A lo mejor me equivoco pero ¿Escribir te ha salvado de una depresión?

   D.T: He vivido depresión, grande. Lo quiero decir porque se vive un estigma en cuanto a las enfermedades mentales y creo que hay que hablarlo porque es una lacra cada vez más extensa en la sociedad, más incluso que el cáncer. Decir que tienes depresión, que estoy en tratamiento y que vas al psicólogo hay que decirlo con naturalidad porque igual que te rompes el menisco y pones solución, pues cuando tienes depresión igual. Escribir no me ha salvado pero sí me ha ayudado a canalizar mejor y entender lo que te pasa, en eso sí que te ayuda.

   CH: ¿Tuvo algo qué ver en tu depresión la presión mediática?

   D.T: No, todo proviene de los años infantiles. Esas cosas están ahí de manera inconsciente y de repente la mente decide sacarlos. Esa etapa fue muy pequeña y recuerdo muy poco y con una sonrisa.