Actualizado 28/06/2010 19:13 CET

La ex tenista Jennifer Capriati, ingresada por sobredosis

La ex tenista Jenniofer Capriati
GETTY

LOS ANGELES, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

La famosa tenista estadounidense ha sido ingresada en un hospital de Florida después de haber sufrido una sobredosis en un hotel de Riviera Beach. Aunque se desconocen los detalles del asunto, el padre de Jennifer Capriati, de 34 años, ha afirmado que se está recuperando "bien" en el centro médico.

A sus 34 años, Jennifer Capriati es el ejemplo perfecto del término 'juguete roto'. Empujada por sus progenitores, especialmente por su padre, entró en el tenis profesional con sólo 13 años y se convirtió en todo un hito del deporte.

Capriati fue la jugadora más joven en llegar a una final de un torneo internacional y a lo largo de su carrera conquistó 14 títulos, incluídos tres Grand Slams. Sin embargo, su habilidad en la pista siempre estuvo acompañada por una vida personal polémica.

Aunque a los 15 años ya ingresaba millones de dólares anuales, ella siempre quiso ser una adolescente normal. Drogadicción, bulimia, inseguridad, pensamientos suicidas... son sólo algunos de los problemas a los que se ha enfrentado la ex tenista.

Su propia madre aceptó el error que cometieron al presionarla hace unos años. "Jennifer pasó de ser una chica feliz a una triste y temerosa, y como madre me siento plenamente culpable y avergonzada por el rol que jugue en eso", admitió, informa el 'Daily Mail'.

"El dinero, la excitación, los reconocimientos, el orgullo... te ves atrapado en eso y no estás pensando en lo que se pierde tu hija y si eso es lo mejor para ella", añadía la madre de Capriati.

En 1993 Capriati fue detenida por hurto en una tienda, al año siguiente por posesión de cannabis. Fue internada en una clínica de rehabilitación y se alejó de las pistas de tenis, lo que le hizo ganar varios kilos.

Aquello la consumía por dentro, como ella misma admitió después, asegurando que contemplaba el suicidio. Aún así, en 2001 pudo volver al número uno del ránking mundial gracias a sus victorias.

Sin embargo, en 2007 Capriati regresó a la mala vida y a las depresiones, que ella atribuía a su vida fuera de las pistas de tenis.