Actualizado 02/03/2015 13:16 CET

Iker Jiménez y su caso 'Cuarto Milenio': salvar a una niña a punto de asfixiarse

Iker Jiménez y su caso 'Cuarto Milenio': salvar a una niñ a punto de asfixiarse
Foto: EUROPA PRESS

MADRID, 2 Mar. (CHANCE) -

   Iker Jiménez cerraba su programa de Cuarto Milenio con una de sus reflexiones habituales. Un final de programa que sin duda ha acaparado el interés de muchos.

   No sabemos si por azar del destino o quizás tratándose de uno de esos casos de casualidades que Iker Jiménez trata siempre en su programa, el caso es que el presentador vivió uno de cerca. Se trataba del casi ahogamiento de una niña de 19 meses y tanto él como su mujer lograron salvarle la vida.

   "La vida nos recuerda enseguida que no es algo permanente. Que puede marcharse en cualquier momento", comenzaba este speech Iker Jiménez. Y es que el presentador comentaba con mucho sobrecogimiento este suceso que había vivido en el Corte Inglés de Castellana el pasado 27 de febrero.

   "Gracias a que Carmen le había preguntado hace tiempo al pediatra, supimos como actuar con esa niña", explicaba detalladamente. Y es que dicha pequeña se había tragado un objeto provocándole la asfixia. Los padres no sabían que hacer y "gracias a Dios, al cosmos, llamenlo como quieran", estaba tanto el presentador y su mujer, Carmen Porter.

EL DESASOSIEGO DE IKER JIMÉNEZ: "NADIE SABÍA QUÉ HACER"

   Sin duda, un caso que bien podría haber formado parte de su programa. ¿Por qué estamos en ciertos momentos para hacer ciertas cosas? Pues eso es lo que se preguntaría Iker Jimenez después de haber salvado la vida a esta pequeña.

   Pero lo que más desasosiego le ha provocado a Iker Jiménez es que nadie sabía lo qué hacer en esos momentos. "¿Por qué nadie sabía que hacer?" se preguntaba a sí mismo. "Parece que es más importante aprenderse los afluentes del Duero, con todo mi respeto, que no saber qué hacer en un caso de ahogamiento".

   "No fue ninguna heroicidad", expresaba el presentador de Cuarto Milenio y Milenio 3. Suerte que estaban ahí, que sabían como reaccionar cuando escucharon los gritos de esa madre en el probador donde sucedió todo.

   Suerte que salvaron a esa niña de 19 meses que estaba al borde de la vida pero sin duda, uno no puede evitar preguntarse por qué estamos en ciertos lugares en ciertas ocasiones. Y es que si ellos no hubiesen acudido ese día a ese Corte Inglés, quizás la pequeña no habría sobrevivido.

Para leer más