Actualizado 13/12/2021 13:48 CET

Se instala la capilla ardiente de Manolo Santana en la Caja Mágica. Su viuda, Claudia Rodríguez, totalmente abatida

Claudia Rodríguez y Bárbara Santana, frente al féretro de Manolo Santana
Claudia Rodríguez y Bárbara Santana, frente al féretro de Manolo Santana - EUROPA PRESS

   MADRID, 13 Dic. (CHANCE) -

  Pionero en el tenis en nuestro país y uno de los mejores deportistas de nuestra historia, Manolo Santana era madrileño de nacimiento y malagueño de adopción. Por eso, tras su fallecimiento a causa de un paro cardíaco el pasado sádado a los 83 años, su familia ha respetado sus deseos de ser despedido por todos aquellos que le querían tanto en Marbella como en Madrid.

Capilla ardiente de Manolo Santana en la Caja Mágica

   Así, después de instalar su capilla ardiente en el Hospital Real de la Misericordia marbellí durante este domingo - donde además de su viuda, Claudia Rodríguez y dos de sus hijos, Borja y Bárbara Santana, rostros conocidos como Feliciano López, Garbiñe Muguruza o Conchita Martínez se acercaron a dar su último adiós al inolvidable tenista - los restos mortales de Manolo Santana han sido trasladados a Madrid para ser despedido con honores en la que fue su segunda casa durante los últimos años, la Caja Mágica.

    El velatorio del inolvidable tenista permanecerá abierto hasta las 20.00 horas de este lunes y quien lo desee podrá acercarse hasta la sede del Mutua Madrid Open - torneo que Santana presidió desde su creación hasta que cedió el testigo hace dos años a Feliciano López sin llegar a desvincularse en ningún momento - para despedirse del primer ganador español de Wimbledon, cuyo féretro está cubierto por una bandera de España y numerosas coronas de flores que rostros conocidos como Rafa Nadal, Jon Tiriac o Ilie Nastase han enviado como muestra de su cariño por Manolo.

Claudia Rodríguez, abatida

Claudia Rodríguez y Bárbara Santana, abatidas

   Completamente destrozada, de luto e intentando ocultar su abatimiento tras unas gafas de sol oscuras, Claudia Rodríguez no se ha separado en ningún momento del féretro y, desolada, ha agradecido a la prensa su cariño en estos complicados momentos. A su lado, intentando consolarla en estos durísimos momentos, una de las hijas del tenista, Bárbara Santana, también con gafas de sol para disimular su dolor.

   Feliciano López y Sandra Gago

   Feliciano López - que quería a Manolo como a un segundo padre - acompañado por su mujer, Sandra Gago, ha sido de los primeros en visitar la capilla ardiente, muy afectado por el fallecimiento de uno de sus mentores y la persona que le enseñó a amar el tenis.

Para leer más