Juan Diego Botto: "El punto de inflexión de mi vida ha sido el nacimiento de mi hija"

Publicado 15/11/2015 14:41:45CET

   MADRID, 15 Nov. (CHANCE/Lara Sánchez) -

    Juan Diego Botto estrena la obra de teatro Clara Bow de Secun de la Rosa, junto a Carolina Bang, Natalia de Molina y Soleá Morente entre otros, una pieza de veinticinco minutos que pretende revolucionar el mundo de los escenarios.

   Mientras, triunfa también con Entre tu deseo y el mío, un texto escrito por él mismo que interpreta su hermana María y dirige su madre y maestra, Cristina Rota. Si todo va bien, a estos dos proyectos se añadirá otro, una serie en EEUU que comenzaría a grabarse en marzo del próximo año.

   En el plano personal, también disfruta de una etapa muy bonita. Es padre de una niña de seis años llamada Salma, fruto de su relación con la periodista Olga Rodríguez. A sus recién cumplidos cuarenta años, el famoso galán rebelde se ha convertido en un orgulloso padre de familia que disfruta del equilibrio perfecto compaginando el trabajo con la familia.

   CHANCE: ¿Qué crees que tiene esta obra de veinticinco minutos para atraer al público?

JUAN DIEGO BOTTO: Tiene muchas cosas, lo primero que es una pieza de Secun de la Rosa, el reparto está muy bien y le hace muy atractivo. Además, creo que es una pieza muy entretenida, se pasa muy rápido, tiene una reflexión muy bonita de ver y luego el espacio, ver una pieza de teatro en un sitio tan bonito, barroco y poco habitual creo que mola.

   CH: Haces de jefe de ceremonias y empiezas en hablándole al público ¿cómo es tu personaje?

JDB: La verdad es que es un personaje muy bonito, todo tiene algo muy evocador, empiezo hablando al público, contando una cosa que pasó, un momento en el que me cambió la vida, además el vestuario ayuda mucho a meterse en los años veinte. Arrancar hablándole al público es la mejor manera de hacerlo, se te quitan todos los nervios de encima, “vosotros estáis aquí, nos vemos y vamos a empezar”, es muy divertido.

   CH: ¿Tener al público tan cerca te impone más?

JDB: Creo que es más bonito estar en un ambiente donde todos nos vemos y nos sentimos parte de lo mismo, además se convierten en personas reales, cuando no ves al público son como un ente, una masa, aquí son un conjunto de individuos porque los ves y los puedes identificar, es bonito que estén cerca.

   CH: Sueles apostar por este tipo de obras más asequibles al público ¿la situación de la sociedad te ha llevado a ello o es algo más personal?

JDB: Es lo que me gusta, el teatro que me gusta ver y del que me gusta participar es así, que tenga más cercanía con el espectador, que nos haga sentir cosas más genuinas.

   CH: Es lo que has visto en casa con tu madre

JDB: También, es inevitable, he crecido no solo viendo teatro, la sala Mirador es una sala pequeña donde yo me he formado como actor y siempre me ha gustado ese teatro más, en plan casero.

   CH: ¿Tenéis ahora algún proyecto familiar entre manos?

JDB: Acabamos de estrenar un texto mío, “Entre tu deseo y el mío”, una pieza que escribí para mi hermana María y que dirige mi madre, es un proyecto completamente familiar. Estoy muy contento con este proyecto, es muy personal, una relación entre una madre y una hija, ver cómo mi hermana interpreta mi obra, que está esplendida, es muy bonito.

   CH: ¿En un futuro te ves más detrás o delante de las cámaras?

JDB: Cada vez disfruto más de la escritura, cada vez lo hago más a menudo, intento sacar tiempo para centrarme en mis propios proyectos pero actuar es realmente lo mío, es lo que más me gusta y lo que mejor sé hacer, pero sí que tengo la voluntad y el interés de cada vez dedicarme más a la escritura.

   CH: Al comienzo de la obra tu personaje dice que en la vida de cada uno hay un punto de inflexión ¿cuál dirías que ha sido el tuyo?

JDB: Sin lugar a duda el punto de inflexión de mi vida ha sido el nacimiento de mi hija, ha habido un antes y un después en mi vida tras haber sido padre, la vida cambia y mucho.

   CH: ¿Cómo te ha cambiado la vida tras haber sido padre?

JDB: Me ha cambia para bien, de repente tienes la responsabilidad de una persona a la que tienes que cuidar, criar, educar, formar, mantener y que te da un montón de cosas y un tipo de amor que es completamente nuevo.

   CH: ¿Te gustaría que siguiera con la saga de actores de la familia?

JDB: Me gustaría que fuera feliz, no tengo ni idea de lo que va a escoger como profesión ni a qué se dedicará, pero sea lo que sea que la haga feliz.

   CH: Tanto por tu parte como por la de la mamá, que es periodista, tiene dos influencias fuertes

JDB: Tiene opciones y posibilidades de conocer dos mundos distintos y eso siempre es enriquecedor.

   CH: ¿Apunta maneras de algo ya?

JDB: Tiene seis años, de momento le gusta jugar.

   CH: ¿Qué otros proyectos tienes?

JDB: Acabo de terminar de rodar el piloto de una serie en inglés, en EEUU en la cadena TNT, en diciembre nos dirán si nos dan luz verde para empezar a grabar la primera temporada así que en marzo me iré para allá, cuatro o cinco meses, ese proyecto condiciona las fechas para todo lo demás. Mientras tanto es posible que empiece una película aquí en España pero todavía no está cerrado así que no puedo decir nada. Terminé un texto, un guión de cine, y estamos la financiación a ver si lo podemos levantar y en eso estoy.

   CH: ¿Cómo lleváis tu mujer y tú estar tanto tiempo separados?

JDB: Es complicado, porque se echa mucho de menos, por suerte está Skype que te permite verte, mi hija está acostumbrada a que viajemos, eso es lo que pasa desde que es pequeña, lo llevo bien pero un abrazo no lo puedes dar por Internet.