El laberinto sin salida de Rosa Benito y Amador Mohedano

Actualizado 05/12/2014 0:35:06 CET

SONY DSC
Foto: EUROPA PRESS 

MADRID, 18 Dic. (CHANCE) -

   Cuando conocimos por primera vez a Rosa Benito, era una mujer más bien tímida y reservada, que trabajaba como la peluquera de la gran Rocío Jurado. En ese momento, nadie podía imaginar que con el tiempo se iba a convertir en un personaje tan televisivo que acumula diariamente horas y horas en los programas y hojas y hojas en las revistas del corazón.

   Rosa Benito ha alcanzado tal popularidad que parece incluso ser la firme candidata para desbancar a Belén Esteban en el trono del protagonismo televisivo. La historia de amor y desamor con su marido Amador Mohedano ha vivido su punto más triste este mismo lunes, cuando era él quien entraba a hablar en Sálvame.

LOS ANILLOS "FUNDIDOS" DE LA DISCORDIA

   "Sinvergüenza" fue una de las palabras más bonitas que salieron de la boca de Rosa para referirse a su marido. Él, con una voz apocada y melancólica, solo repetía que quería recuperarla y hacia el "mea culpa" al hablar de su ex, Marisa "la del chándal".

   Una separación matrimonial televisada que mucho ha hecho dudar al público de su veracidad. Ha hecho pensar a más de uno que todo podía ser una argucia inventada por el matrimonio para poder seguir haciendo caja durante más tiempo. Algo que Rosa ha desmentido constantemente, pero que algunos periodistas han desacreditado. Un claro ejemplo ocurrió cuando la colaboradora decidió fundir en directo las alianzas de su boda, acto que realizó después de firmar el divorcio. Su hija Chayo Mohedano, lo desaprobó en "Abre los Ojos", y ayer mismo en el "Programa de Ana Rosa" demostraban que no eran verdaderamente los anillos de su boda.

   Hechos fatídicos que se suman a todos los acontecimientos que han tenido lugar meses atrás: la baja por ansiedad de Rosa Benito después de consumir una caja de tranquilizantes y su nueva baja por la misma dolencia, tras de la participación telefónica de Amador en Sálvame.

LA HISTORIA TELEVISIVA DE ROSA

   Pero para llegar hasta este punto debemos remontarnos años atrás. Rosa comenzó a trabajar en televisión como peluquera, promocionada seguramente por su cuñada Rocío Jurado. Su familia vivía a la sombra de la cantante, aunque ya iban haciendo sus pequeñas apariciones televisivas como la participación de Chayo Mohedano en el reality "Hotel Glam" donde tuvo un pequeño tontero con Adans Peres, ex de Estefanía de Monaco.

   Tras la muerte de Rocío, Rosa tomó el mando de la familia y fue ella la que salió a los platós convirtiéndose en la cabeza de familia, que llevaba el sueldo a casa. Del "Programa de Ana Rosa" pasó a Sálvame, donde viviría unos comienzos duros debimos a la ruptura y posteriores líos entre su hija Chayo y el padre de su primer nieto, Antonio Tejado.

   La calma llegó y la participación en "Supervivientes" se presentaba como la autentica oportunidad para mostrar su valía. No solo participó sino que ganó en concurso, con polémica incluida por su especial relación con el modelo José Manuel Montalvo.

   Durante su aventura en el reality Rosa confesó que quería cambiar de vida, salir al cine, a cenar, en definitiva, volver a sentir pasión por su vida. Amador lo acató pero el encuentro en el plató fue más que tenso: "Ahora es mi momento".

   Después de eso, las idas y venidas a su matrimonio han estado más presentes que nunca, hasta que Rosa decidió hacer borrón y cuenta nueva y empezar una nueva etapa. Algo que muchos compañeros suyos desmentían asegurando que Rosa seguía enganchada a Amador.

   Kelly Moore y Marisa "la del chándal" fueron las dos gotas que colmaron la paciencia de Rosa y por la que tomó la fatal decisión de "descansar eternamente". Retirada de los platós como su fiel amiga Belén Esteban, volvió del mismo modo.

   Otra vez vuelve a estar retirada por prescripcion medica y la situación con su exmarido parece no resolverse. ¿Cuál será el siguiente capítulo en el culebrón Amador-Rosa?

Para leer más