Publicado 06/02/2020 16:37

Lorenzo Caprile habla de su relación con la Reina Letizia tras el mítico vestido rojo

Lorenzo Caprile
Lorenzo Caprile - JOSEFINA BLANCO / EUROPA PRESS

   MADRID, 6 Feb. (CHANCE) -

Lorenzo Caprile es considerado uno de los grandes modistos. Ha hecho historia con sus diseños, como fue el vestido de novia de la Infanta Cristina o el vestido rojo con el que la Reina Letizia acudió a la boda de Federico de Dinamarca, su presentación ante el resto de casas reales europeas. Además ahora triunfa como jurado de 'Maestros de la costura'.

   En mitad de uno de sus mejores momentos, Lorenzo se ha atrevido a vivir otra aventura de la mano de Jesús Calleja, recorriendo con Planeta Calleja Segovia, Burgos y Soria por tierra y aire para estudiar la fauna de la región.

   Un encuentro que ha servido para conocer aun más al diseñador, que se ha sincerado como nunca antes. Lorenzo ha aprovechado la oportunidad para desvelar que está soltero y "contento de mi soltería", asegurando que: "Desde que salgo en la tele no me hace caso nadie". En cuanto a más curiosidades de su vida también ha desvelado que vive en un hotel de tres estrellas: "He probado varias casas y siempre termina entrándome cierto agobio porque yo soy un poquito TOC y aquí me siento muy bien", explica, asegurando que toda su vida gira sobre el taller: "Aquí vengo a dormir y a ducharme. El resto, en el taller y mover el bolso".

   Haciendo un repaso por su vida, el diseñador también ha recordado sus orígenes italianos, asegurando que viene de una familia de bien: "Yo vengo de una familia bien, ¡para qué nos vamos a engañar!". "Nací en Madrid, mi familia es italiana, padre y madre. Mi abuelo paterno vino de Italia con unas patentes, con buenas ideas y fundó una empresa. Era un imperio", sin embargo a pesar de la buena posición familiar la situación a día de hoy es muy distinta: "No soy rico, ahora te aseguro que no. En fin, cosas que pasan en las familias, se invirtió en cosas y ya está está". Caprile ha hablado incluso de su salida del armario, considerándose un absoluto privilegiado: "En cuanto cumplí 18 lo dije en casa; he sido muy privilegiado, no he tenido que salir del armario ni dar explicaciones. Mi padre se lo tomó bien y mi madre fue muy italiana".

   Lorenzo también ha hablado del éxito, asegurando que hubo un momento que se le fue la cabeza y sino fuera por sus hermano no sabría que sería de él: "Siempre les doy las gracias porque se te va la pinza en un momento dado, te vuelves gilipollas cuando ves tu firma. Mis hermanos me pusieron en mi sitio. Me emociona cómo me ayudaron a bajar a la realidad". Un éxito que llegó a su punto más álgido tras su trabajo para la Reina Letizia.

   A pesar del éxito del vestido, Lorenzo nunca volvió a trabajar para la mujer de Felipe VI, siendo la relación entre ambos un absoluto misterio y como era normal, Jesús le pregunto al respecto: "Vestí a la reina Letizia siendo señorita y luego convertida en Princesa de Asturias", presumía Caprile, aunque sin quitar merito a sus compañeros: "Algunos diseños se los he hecho, pero también otros compañeros muy buenos también".

   En cuanto al trabajo del inolvidable vestido rojo, Lorenzo solo declara: "Nosotros recibimos un encargo por parte de Casa Real para hacer un ajuar de gala. Fue una relación muy cordial". Eso sí, todavía es más escueto cuando le preguntan por el supuesto enfado: "¿Enfado? Ay, no lo sé, eso es leyenda negra".

   Una leyenda que perdurará en el tiempo porque parece que ninguno de los dos implicados hablará al respecto jamás.

Más información