La terrible realidad de Frank Cuesta: 210 km diarios para llevarle comida a Yuyee en la cárcel

Publicado 12/07/2019 9:20:55CET
FRANK CUESTA
FRANK CUESTAJOSEFINA BLANCO - Archivo

   MADRID, 12 Jul. (CHANCE) -

El Hormiguero se ha marchado de vacaciones dejando unos buenísimos datos de audiencia. Miles de personas acompañan cada noche al programa de Pablo Motos que, ahora, emite reposiciones de sus entrevistas más comentadas. Una de ellas fue la que realizó en el ems de febrero a Frank Cuesta.

El aventurero regresó al plató de El Hormiguero para presentar la nueva temporada de Wild Frank. Una grabación en la que el propio Frank reconoció que se ha jugado la vida en varias ocasiones porque "estás siempre trabajando con gente que sus valores son muy bajos".

Además de hablar del tráfico de animales y de la situación que viven en Asia las especies protegidas, Pablo Motos quiso saber cómo se encontraba Yuyee, exmujer de Frank Cuesta y madre de sus hijos. Y es que como os recordamos, la joven se encuentra cumpliendo condena en una cárcel tailandesa desde 2014 acusada de la posesión de 0,005 gramos de cocaína.

Así, desde hace cinco años, Frank no ha dejado de luchar para sacar a la madre de sus hijos de la cárcel. Mirando con esperanza al futuro por las próximas elecciones que devolverán la democracia al país, Cuesta asegura que Yuyee está tratando de aguantar psicológicamente todo lo que está viviendo: "Está intentando aguantar psicológicamente, físicamente está bien. Yo le digo, aguanta un pelín más", y explicaba a la audiencia de El Hormiguero los planes que tienen para cuando salga de prisión: "El día que salga nos casaremos para venir a España y luego nos divorciaremos o no, no sé".

Y es que para Frank Cuesta la seguridad de sus hijos es primordial pues pronto cumplirán 18 años y podrían correr la misma suerte que su madre. Una situación extrema que le lleva a levantarse todos los días a las 3 de la mañana para poder llevarle comida a Yuyee a la cárcel. Un total de 210 km diarios que se hace antes de que sus hijos se despierten, así puede darles de comer y llevarles al colegio.

Una terrible realidad que ha reconocido el propio Pablo Motos y a la que ha achacado el 'eterno' enfado de Cuesta, algo a lo que él ha respondido bromeando: "Vives así, de la mala ostia, hay gente que vive feliz y hay gente que vive así envenenada. Si no tuviera las ganas y energía de hacer cosas estaría muerto".

   

Contador

Para leer más