Actualizado 30/10/2015 14:54 CET

Receta de Halloween: bizcocho de calabaza tradicional

HALLOWEEN RECETA BIZCOCHO DE CALABAZA
SONIA NAVA/CHANCE

   MADRID, 28 Oct. (CHANCE) -

   Halloween está a la vuelta de la esquina y con esta fiesta, las ideas más dulces para disfrutar de este día. Ahora te presentamos esta receta tradicional que hacían nuestras abuelas para aprovechar los excedentes de calabaza, dado que la calabacera es una planta que da mucho fruto; pero también era un recurso para poder usar aquellas calabazas que no estaban muy dulces.

   Es un postre que tradicionalmente se puede encontrar con facilidad en el sur de la provincia de Valencia, dado que la calabaza es un fruto típico de huerta, aunque no es exclusivo de aquella zona.

   A partir de ahora, también será una receta que no podrá faltar en Halloween, ya que si vaciamos una calabaza para hacer un farolillo, podremos aprovechar la pulpa de la fruta para hacer este sabroso postre.

   Esta receta, más que un bizcocho se podría llamar torta de lata (o molde) de calabaza, ya que el batido se vierte sobre un molde forrado con papel de horno o de estraza y no está pensada para que el 'bizcocho' alcance mucha altura una vez sale del horno. Tendrá que quedar esponjoso pero no muy alto, entre seis y diez centímetros, aunque dependerá de la superficie del molde.

   El cultivo de la calabaza va desde primavera cuando se plantan las semillas, hasta los primeros fríos del otoño que es cuando el fruto está en su punto óptimo de maduración y se recogen las calabazas. Es un fruto rico en carotenos que son unos estupendos antioxidantes, elementos muy necesarios en nuestra alimentación y que ayudan en la prevención de enfermedades como el cáncer e incluso para mejorar la salud ocular.

   Pero ¡vamos con la receta!

INGREDIENTES:

   5 huevos

   0'5 Kg. de azúcar

   0'5 Kg. de calabaza asada o cocida (bien escurrida)

   250 ml. de aceite de girasol o de oliva suave.

   0,5 Kg. de harina para repostería

   4 papeles dobles de gasificante para repostería (2 sobres x papel) tradicionalmente denominados gaseosas. Las 'gaseosas' las podéis encontrar en cualquier supermercado. Cada papel, tiene dos sobres, uno azul con el componente básico (bicarbonato) y otro sobre blanco con el ácido (ácido málico o tartárico), que al mezclarse en un líquido y junto a la acción del calor, reaccionan proporcionando el gas. También se podría sustituir por un sobre de royal, pero en la receta original se utilizan las 'gaseosas'.

   Ralladura de corteza de limón (al gusto)

   Canela en polvo (al gusto)

   Consejo: pesar el azúcar y sobre él, pesar la calabaza, así evitamos ensuciar la báscula.

PROCESO DE ELABORACIÓN:

   Primero forramos el molde con papel de horno, haciendo que el papel sobresalga de los bordes, de esta forma le estamos dando más altura a la lata, para que el bizcocho pueda desarrollarse bien en la cocción sin desbordar la lata. Tened en cuenta que la mezcla dobla su volumen aproximadamente cuando se hornea.

   Una vez tenemos el molde forrado, en un bol o cuenco aparte, incorporamos los huevos, el azúcar, la ralladura de limón y la canela y lo mezclamos con unas varillas sin batir demasiado. Una vez esté mezclado, incorporar la calabaza (que previamente habremos limpiado de semillas y filamentos) y el aceite, hasta que se incorporen ambos ingredientes a la mezcla.

   Por otro lado, mezclamos con las manos el contenido de los cuatro papeles de las gaseosas con la harina ya pesada.

   Tras esto, incorporar la harina que contiene el gasificante al batido de huevos, azúcar, calabaza y aceite que hemos preparado anteriormente. Y con las mismas varillas, mezclarlo todo sin darle mucho trabajo pero evitando los grumos. En este proceso, puede que se nos quede muy espesa la mezcla, podemos incorporar agua de poco en poco, hasta que veamos que la mezcla es fluida, pero con cierta consistencia.

   Ahora ya solo nos queda verter toda la mezcla en el molde e introducirlo en el horno a una temperatura aproximada de 200ºC. El bizcocho o la torta, estará lista para sacar del horno cuando al pinchar con un cuchillo o una aguja de ganchillo en el centro de la torta, este sale limpio sin masa adherida.

   Una vez frío, para presentar, quitar el papel con el que hemos forrado el molde y colocar sobre una bandeja. Cortar en porciones del tamaño que prefiráis y espolvorear con azúcar glas.

NOTAS:

   -Podemos sustituir la pulpa de calabaza por pulpa de otra fruta, en su misma cantidad y tendremos una torta de nuestra fruta preferida.

   -Si las cantidades sugeridas en la receta son demasiado elevadas, podemos dividir entre cinco todos los ingredientes, a excepción de las gaseosas, que introduciremos una por cada huevo, por ejemplo, para 3 huevos utilizaremos: 300 gramos de azúcar, 300 gramos de calabaza, 150 ml. de aceite, 300 gramos de harina y 3 papeles de gaseosa.